Saltar menú de navegación Teclas de acceso rápido
{{dayName}} {{day}} de {{monthName}} de {{year}} - {{hour}}:{{minute}} hs.
Dólar (BNA): $184,25 / $192,25
Dólar Blue: $382,00 / $386,00
Dólar CCL: $353,83 / $372,47
Opinión

Vergonzante exclusión de las comunidades aborígenes del presupuesto provincial

Cuando se utiliza el adjetivo “vergonzante” es porque la vergüenza de la exclusión abarca a todo el arco político de la provincia de Catamarca, incluso a toda la sociedad. Es decir que si la ley más importante de la provincia, después de la Constitución, que seguramente será aprobada en la vigente sesión de la Cámara Baja, reduce casi a la esclavitud a esa porción de ciudadanos argentinos, cuya mayor tragedia es ser pueblo originario.

Incluimos a la sociedad en su conjunto, porque todos somos de algún modo responsables de la penosa situación en la que se encuentran las comunidades. El Ministerio de Gobierno, Justicia y Derechos Humanos, está mal llamado así. Debería ser solamente un ministerio de gobierno, porque en Catamarca la Injusticia Social es pavorosa y las violaciones a los derechos humanos son moneda corriente.

Ni el Frente de Todos ni Juntos por el Cambio, las dos fuerzas mayoritarias, ni los diputados ni los senadores nacionales están preocupados por la suerte que corren nuestros hermanos de los pueblos indígenas. Lo demuestra el proyecto de Ley de Presupuesto, Gastos y Recursos correspondiente al año 2023 que la Legislatura Provincial pronto transformará en ley sin incluir ninguna partida específica que haga sostenible el desarrollo y vida de las Comunidades de Pueblos Aborígenes.

Sin desmerecer la lucha y conquistas de los colectivos de género, que hoy tienen una Secretaría de Mujeres, Géneros y Diversidad, por qué no crean un organismo en la órbita del Ministerio de Gobierno, Justicia y Derechos Humanos, una Secretaría para Pueblos Indígenas o como guste llamarle. Sí al día de hoy, hay más de treinta Comunidades y otras tantas que pugnan por lograr el reconocimiento.

Desde aquí, desde el único medio independiente, nos preguntamos ¿Por qué en forma reiterada, gobierno tras gobierno, excluyen a las comunidades indígenas del Presupuesto provincial o es por falta de voluntad política? Estamos convencidos que los gobiernos de signo justicialista o peronista, como mejor crean que hay que denominarlos, prefieren manejarse con el sistema clientelar y prebendario, al fin y al cabo, es su modus operandi, al que parece adherir la oposición que sólo permanece en silencio.

Un buen ejemplo de ello fue la entrega de una camioneta marca Ford Ranger Modelo 2010 que el Cacique don Bernardo Gutiérrez, de la Comunidad de La Angostura, recibió de manos del propio gobernador Jalil en presencia de su hermano Fernando Jalil, Presidente de YMAD S.E. y Ángel Mercado también de la misma empresa minera, cuya conformación accionaria es conocida por todos. Al ser entrevistado por la prensa oficial, el cacique exhibió una catarata de agradecimientos a los políticos presentes, por todos los beneficios que traería a la comunidad un vehiculo 4x2, para los traslados, educación, salud, en un discurso claramente digitado, porque con posterioridad, la realidad es bien distinta a como la pintan el día del “acting”. Don Bernardo quizás tenga un pensamiento así “peor es nada”, bueno, nada es la camioneta, nada es depender del poder de turno siempre, como dependen la casi totalidad de los empleados públicos de Catamarca.

El sistema es prebendario por excelencia, acercándose más al dinero fácil que al trabajo genuino. Las comunidades necesitan apoyo financiero concreto a través de programas de desarrollo e innovación tecnológica, capacitación de las infancias, mejores construcciones e igualdad de oportunidades.

Está más que claro que, obviar una partida del presupuesto especialmente destinada para ellos, sería perder el control que ejercen a través de los “regalos” que no sirven para nada, o sí, para prolongar su agonía y la oposición lo sabe, pero prefieren callar o hacer denuncias mediáticas, preferentemente cerca de los tiempos electorales. Entregar un vehículo no es ninguna solución y más cuando el mismo sigue perteneciendo a YMAD S.E..

La realidad es cruel y no da tregua. En esos días, algunas escuelas tenían 100% de inasistencia. Todos los chicos enfermos. Algunos diputados de la oposición sabían acerca de ésta situación y eligieron callar, es decir sostener su condición de “instalado” sin reacción a las verdaderas necesidades de la gente que no es pobre porque menos tiene sino porque más necesita. Es oportuno recordar que cada diputado provincial recibe un adicional de $ 140.000 para distribuir pequeños subsidios entre gente muy necesitada. Nadie sabe cómo lo aplican y mientras no rindan cuenta de sus actos, el beneficio de la duda está a nuestro favor.

El deber de asistencia es del ejecutivo, que ya sabemos cómo opera, pero si reciben fondos, podrían asistir a esas comunidades. La oposición en el tema de las comunidades de pueblos indígenas está pintada, no hacen nada por revertir la situación y cuando es el momento de levantar la voz por las injusticias, en el debate por la aprobación de la Ley de Presupuesto, sería oportuno que lo hicieran, pero prefieren callar, del mismo modo que antes lo hicieron en la comisión de Hacienda, como en el recinto. Qué además dicen en la Comisión de Derechos Humanos, que nuestros hermanos aborígenes no son humanos. Tal vez piensan como lo hicieron durante, el mal llamado descubrimiento, que no los consideraban personas.

En conclusión, una vez más el presupuesto de gastos, ingresos y costos será ley ante la pasividad de todos los poderes del Estado, que parecen satisfechos después de 18 años, cuando en la provincia se aprobó la ley 5138 de adhesión a la Ley Nacional 23.302, de Apoyo a las Comunidades Aborígenes, que fija como Autoridad de Aplicación al hoy denominado Ministerio de Gobierno, Justicia y Derechos Humanos, nombre rimbombante que en los hechos deja mucho que desear.

El gobierno presentó ante las autoridades de las Comunidades una Resolución que reglamenta un decreto del 2008, de Registro de Comunidades que no trae aparejada ningún otro efecto, ni jurídico ni material. No tiene la potestad de del Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI). En el punto es oportuno señalar que las tiene registradas -con idénticos requisitos a la de Nación- y, aun así, la ignora y ni las incluye en su presupuesto. Quizás crean que se trate de sociedades de capital. Pero es necesario recordarles que la naturaleza jurídica de las Comunidades con personaría jurídica homologadas, son sociedades de personas que a diferencia de las asociaciones, que tienen reconocimiento en el Código Civil y Comercial de la Nación, éstas tienen rango constitucional desde la última reforma de la Constitución Nacional en el año 1994, es decir que son más importantes por jerarquía jurídica.

En consecuencia, el Ministerio de Gobierno, Justicia y Derechos Humanos debe disponer de fondos propios para las Comunidades como sujetos de Derecho. Del mismo modo, los Ministerios de Salud y de Educación, para cumplir con los programas de Salud para Pueblos Originarios y de Interculturalidad, respectivamente.

El gobierno, los tiene sometidos, a la extrema pobreza y el abandono

Otro ejemplo concreto, durante éste mes de noviembre, las Comunidades de la jurisdicción del Municipio de Villa Vil, atravesaron una epidemia, posiblemente de gripe A, sin asistencia médica y sin medicamentos. Situación que tomó estado público a través de Radio Valle Viejo. Fueron el médico, muchos días después, primero a Aguas Calientes y diez días después a Carachi. La última visita fue el 12 de abril de este año. Murió una niñita de 15 meses, que aparentemente tenía una cardiopatía congénita, sí tuviesen control médico, la niña debería haberse tratado en la Capital.

Los diputados y diputadas están a punto de aprobar el presupuesto de gastos, ingresos y recursos, darán media sanción al proyecto de ley y concluidas sus labores parlamentarias, que por cierto, son muy importantes se irán a sus respectivas casas, todas confortables y en los mejores lugares de la ciudad y allí beberán agua potable, quizás se den un chapuzón en sus piscinas y en horas de la tarde tal vez concurran a un consultorio a hacerse ver alguna dolencia. Mientras tanto, mientras los legisladores, al igual que los gobernantes viven una vida llena de satisfacciones y buen pasar, muchas de nuestras Comunidades, no tienen servicio de agua potable, ni internet, ni energía suficiente, ni medios de transporte, ni medicamentos, ni calefacción o baños dignos en las escuelas, ni atención médica, ni oportunidades laborales. ¡Nada! solo miseria y abandono.

Eso sí, los legisladores cada vez que se memoriza el día de la diversidad cultural, antes día de la raza, le echan la culpa de todo a Cristóbal Colón y se siguen haciendo los distraídos como los tripulantes de las tres carabelas, La Niña, La Pinta y La Santa María, que les tuvieron que explicar que habían llegado a "Las Indias".

Catamarca Comunidades de Pueblo Originarios legisladores de la oposición Ley de Presupuesto partidas presupuestarias Pueblos Indigenas

Comentarios

Te puede interesar

Teclas de acceso