Opinión

Inexplicable explicación del diputado Monti sobre su abstención en una ley clave ☹

Editorial

Llamó poderosamente la atención la abstención del diputado nacional Francisco Monti, del Bloque UCR, Interbloque de Juntos por el Cambio en la Cámara de Diputados de la Nación cuando se votó la ley de Consenso Fiscal, que echó por tierra una anterior ley, sancionada y promulgada durante el gobierno de Mauricio Macri en el año 2017. Algo es inexplicable cuando no tiene explicación o si la hay, se desconoce. Y ese pareciera ser el caso, porque en los dichos del legislador que reproduce el Diario El Ancasti, explica la cuestión impositiva que debería haber culminado con el lógico voto negativo. Sin embargo, no explica el sentido de su voto, que fue sorprendente.

Pero antes de adentrarnos en las consecuencias intrínsecas y extrínsecas de la cuestión impositiva federal, vamos a hacer un somero análisis de la implicancia política concreta que tiene la abstención del voto en el procedimiento administrativo de la creación de una ley, implicancia que conlleva la cuestión jurídica que emana desde el derecho privado corporativo, precisamente en los órganos que funcionan de manera similar a una asamblea legislativa, que son las asambleas en las sociedades comerciales y en la entidades de bien público, marcadas por el interés subjetivo.

En palabras sencillas, la expresión de la voluntad de la norma que se crea por parte de los legisladores, se ubica en el ámbito del derecho público, como es el caso de los diputados y senadores, cualquiera sea su ubicación temporal, por idea de pertenencia a un espacio político, al que naturalmente se debe, no es una cuestión menor y resulta de gran trascendencia. En tanto que en el derecho privado, responde a intereses económicos o sociales, según sea el caso de una sociedad comercial o una entidad de bien público sin fines de lucro.

De ahí que cuando un diputado se aparta de la dirección del bloque, no sólo es necesario analizar la conducta del legislador sino también su implicancia y trascendencia política. El derecho privado la colisión de intereses se dirime en la justicia, en el derecho público, cuando lo que está en juego es la idea de pertenencia a una agrupación política, en las urnas y si es más grave la conducta, en el Tribunal de Disciplina partidaria. Francisco Monti, además de diputado nacional UCR es Presidente del Comité provincial de la Unión Cívica Radical (Catamarca).

Es decir, que el diputado, tiene doble responsabilidad partidaria. Debía votar en contra del proyecto de ley del Consenso Fiscal del Frente de Todos y se abstuvo, aunque brindó argumentos por la negativa, no voto en ese sentido. Su abstención, fue un voto favorable, más allá del resultado final de la votación y a continuación explicaremos por qué, aunque será el diputado Monti quien le explique a sus electores algo que resultó inexplicable, salvo que el legislador tenga otros intereses ocultos.

Francisco Monti estuvo en la sesión, fue participe y seguramente haya asistido a las reuniones previas del interbloque de Juntos por el Cambio, donde se dispuso el voto negativo a lo que el diputado radical cordobés Rodrigo de Loredo calificó «están pulverizando el mayor éxito de la gestión de Juntos por el Cambio, como que fue el pacto Fiscal de 2017. que establecía una calendarización sistemática de baja de los impuestos a los ingresos brutos a las 24 provincias argentinas y de la eliminación de los sellos cuando no se tratara de transacciones inmobiliarias, de automotores o hidrocarburos, lo que ustedes vienen a dar cuenta acá, es un no modelo económico…».

Francisco Monti se abstuvo a esto último, es decir estuvo de acuerdo en ser partícipe de derribar el máximo logro fiscal de la coalición opositora cuando fue gobierno, a pesar de sus declaraciones en el Diario El Ancasti, donde explicó la temática impositiva. O no entiende nada, o no sabe de política o lo más seguro, teniendo en cuenta sus antecedentes (denuncias penales cloacas de Valle Viejo o las irregularidades en Valle Chico, denuncias penales de impacto mediático que terminaron en nada y de las que nunca dio explicaciones sobre la evolución procesal y destino de las causas) es que tiene acuerdos por fuera del partido con fines desconocidos. No hay otra explicación.

Estuvo presente en la sesión de la Cámara de Diputados de la Nación, donde es un ilustre desconocido y se abstuvo. Luego, ya en nuestra provincia genera una «noticia» y explica con fundamentos, que, en similares términos, se esbozaron en el Interbloque de Juntos por el Cambio, con el resultado que la casi totalidad de sus compañeros de bancada votaron en contra, mientras que él, se abstuvo. Muy raro.

Para concluir, es oportuno explicar a nuestros lectores que la doctrina reconoce dos tipos de abstenciones. Una pasiva que encuentra motivaciones en una falta de interés en la cuestión que se discute o en un aislamiento geográfico o político, algo que descartamos de plano en el caso de Monti y la otra, que es la abstención activa o ideológica que responde a motivaciones políticas, en este caso desconocidas. Francisco Monti se abstuvo por razones políticas. Conocemos su doble estándar a nivel provincial, resta saber por qué el diputado Monti se abstuvo de votar en contra en una votación clave y la razón de por qué sobre actuó al salir en los medios provinciales a explicar lo inexplicable.