Opinión

Los mensajes de José López podrían destapar la olla de la corrupción en Catamarca

Editorial

La causa de Vialidad Nacional en donde está imputada la vicepresidenta de la Nación, por haber creado una enorme matriz de corrupción, puede tener derivaciones inimaginables que originen nuevas causas o reactiven otras, increíblemente archivadas, por corrupción en la obra pública y que incluyen a nuestra provincia de Catamarca.

Las conversaciones que aparecen en el celular de José López, ex secretario de Obras Públicas de Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner, amenazan con hundir no sólo a la vicepresidenta sino también a empresarios que participaron del negocio de la construcción y a funcionarios políticos de todo el país, incluida la provincia de Catamarca, donde se podría abril la olla de la corrupción.

Debemos recordar el estrecho vínculo que mantenía José López, en primer lugar, con la senadora nacional ultra kirchnerista y ex gobernadora (dos mandatos), Lucía Benigna Corpacci, y por supuesto y en forma intensa con el actual vicegobernador Rubén Dusso. Lo mismo ocurría con el ex vicegobernador Octavio Gutiérrez (fallecido), siendo estos los operadores de la obra pública del kirchnerismo en la provincia.

La denuncia realizada por Fernando Rivera y Jorge Marcolli por la cartelización de la obra pública y el cobro de coimas que terminó con el apresurado y poco claro sobreseimiento de Rubén Dusso en la Justicia Federal de Catamarca, en donde supuestamente no había pruebas suficientes que demostraran lo denunciado, ahora podría tener un nuevo capítulo si se analizan a fondo los 26.000 mensajes de WhatsApp del celular de José López.

Todos sabemos que Rivera y Marcolli dijeron la verdad en la justicia. Ahora con el antecedente de la incorporación de 1800 páginas de escuchas telefónicas en la causa de vialidad, sin lugar a dudas que existe mucho material que bien podría servir para seguir investigando la corrupción en Catamarca, en materia de obra pública.

La oposición salió a denunciar las contrataciones directas a Air Total S.R.L. por 2.100 millones de pesos en este año, pero esto es solo la punta del iceberg. La realidad es que no hay casi licitaciones públicas, todas las obras son entregadas a dedo y se adjudican en forma directa. Un dato no menor es que los costos de la Obra Pública en Catamarca son famosos por estar fuera de mercado, es decir están sobrevaluados y en el gobierno de Mauricio Macri se indicó que las sobrevaluaciones durante el kirchnerismo alcanzaban un 40 %, especialmente en las obras que ejecutaba Vialidad Nacional y el Ministerio de Planificación Federal en todo el país. Si la proyección se mantiene, como parece ser, entonces esa es la respuesta al sistema de adjudicación directa, ya que si fueran transparentes, llamarían a licitación pública y exhibirían los números reales.

Air Total S.R.L. es solo una muestra de una lista más extensa de empresas favorecidas por el gobierno de Raúl Jalil, en donde la discrecionalidad y la cartelización están a la orden del día, porque la excepción se transformó en regla. Claro, lo hacen con discrecionalidad, sabedores de tener una justicia colonizada, tanto federal como local, impunidad le dicen…

Es de esperar que la oposición no espere otro titular en un medio de comunicación para seguir investigando e ir a fondo con la corrupción. No bastan publicaciones en las redes sociales, hace falta presentarse en los tribunales y denunciar la cartelización, los sobreprecios en las contrataciones del estado. Las denuncias penales por corrupción que alguna vez hizo el actual diputado nacional Francisco Monti y presidente de la UCR, en los casos de las cloacas de Valle Viejo y las irregularidades en Valle Chico, quedaron en la nada, aunque en el momento de hacerlas, el impacto mediático fue importante, lo mismo que su redito político, pero la gente tiene que saber que todas cayeron en saco roto. El Pucará consultó al diputado sobre estas causas y su respuesta fue «que había borrado los archivos».

También esto debe ir acompañado con una profunda investigación en el enriquecimiento desmedido e injustificado de muchos funcionarios públicos que no hacen más que acrecentar las sospechas de corrupción en el estado catamarqueño, donde el principio de la partida doble luce dañado: En Catamarca es así: el DEBE es igual al HABER, swolo si se lo descompone en tres ítems: patrimonio de los funcionarios públicos; obras mal hechas o abandonadas y obras efectivamente terminadas y adjudicadas.

Es decir que se debería denunciar la matriz de corrupción kirchnerista en la provincia y pedir la incorporación en esa causa de las escuchas del teléfono de López para empezar a descubrir cómo se robó y quienes eran los actores locales involucrados en el cobro de coimas. Esta investigación es crucial para llegar a dilucidar como actúa la corrupción en Catamarca quienes son los actores principales que llevan ya muchos años actuando impunemente y llenándose los bolsillos a costa del pueblo, siendo la Justicia Federal y la ordinaria local, co- responsables de las postergaciones sociales que están a la vista de todos.