Opinión

Involucran a Lucas Retamozo en la ingeniería de desapoderamiento de Bacchiani

No sólo eso, sino que además amplian la denuncia penal sobre la Escribana Joaquina Córdoba Gandini, Alejandro Segli, el propio Lucas Retamozo, su pareja o esposa y sus suegros o padres de la esposa o concubina. A continuación los detalles.

Siendo El Pucará el primer diario en publicar los pormenores de la denuncia que efectuó el señor Cristian Guillou contra la escribana Joaquina Córdoba Gandini, repicados luego por otros medios que se hicieron eco, nuevamente es nuestro diario quien accede a información directa y privilegiada, sobre las situaciones procesales que se están sucitando en el ambito de la justicia ordinaria de la provincia de Catamarca, que muestra notables avances si se la compara con la  Justicia Federal, que sigue buscando respuestas en las criptomonedas de la mano del propio reo, Edgar Adhemar Bacchiani, que cada vez que puede le hace, al juez Federal Miguel Angel Contreras, el cuento de la buena pipa y el juez le cree o no, pero no toma las medidas que hay que tomar.

Mientras la Justicia Federal no resolvió la intervención judicial en ADHEMAR CAPITAL S.R.L. y desplazó a sus gerentes y apoderados, ocurrían estas cosas. Cabe recordar que el remedio de la intervención lo pueden utilizar los jueces con carácter restrictivo y cuando las circunstancias ponen en el peligro el patrimonio frente a terceros defraudados, como lo era en éste caso. En otras palabras, el «trader god», tuvo todo el tiempo del mundo para defraudar a los acreedores y esa es la consecuencia de no actuar a derecho. ¿Por que la Justicia Federal actúa de esa forma? es la gran pregunta que nuestros lectores deben responder. Nosotros nos imaginamos algunas respuestas, y otras muchas se están ventilando en la causa del señor Guillou,  que nosotros denominamos la punta del iceberg, a la que le agregamos el cuestionado divorcio vincular y separación de bienes de Edgar A. Bacchiani y Garcés Rusa, Zaraive Celeste.

En esta oportunidad, el señor Guillou no sólo amplia su denuncia penal contra la escribana interviniente, Joaquina Córdoba Gandini, sino que además lo hace contra el señor Alejandro Segli, ex presidente de la Unión Comercial de Catamarca y actual Presidente de la Federación Económica, que llamativamente sigue en funciones a pesar de no poder demostrar la venta de las famosas aberturas por un precio de USD$ 300.000.- que ahora podemos afirmar que se trató de una simulación ilícita, para apropiarse de los derechos sobre Wika, en complicidad con Bacchiani, a través de una cesión de los derechos litigiosos cuya titularidad le correspondía a Cristian Guillou, que al tiempo de la cesión no había terminado de pagar la parte deudora, ADHEMAR CAPITAL S.R.L.

En la ampliación de denuncia, el señor Guillou aporta pruebas contundentes contra el abogado de Edgar Adhemar Bacchiani, Dr. Lucas Retamozo, por haber confundido su rol profesional con su involucramiento en los hechos, tal como lo indica la testigo que ofrece el señor Guillou en su escrito. En efecto allí se indica que la ingeniería para desapoderar de los bienes al autor material de la estafa piramidal, Edgar Adhemar Bacchiani, fue pergeñada no solo por la escribana Joaquina Córdoba Gandini sino por el Letrado, abogado Lucas Retamozo, su novia o esposa Florencia Agüero Birocco y su padre Cesar Augusto Agüero Berrondo quien también fue denunciado, por el  desapoderamiento de los bienes de Edgar Adhemar Bacchiani a través de transferencias efectuadas a favor de testaferros, que prestaron sus nombres para defraudar a los acreedores con la activa participación de la escribana Córdoba Gandini.

Cabe señalar que si oportunamente las cesiones de derechos litigiosos sobre el expediente de prescripción adquisitiva del local de Wika, cuya titularidad original en derecho le corresponde al Señor Cristian Guillou, fueron y deben ser consideradas las punta del iceberg del desapoderamiento de bienes en el caso Bacchiani, lo mismo debe ocurrir con el divorcio vincular unilateral entre Edgar Adhemar Bacchiani y  Zaraive Celeste Garcés Rusa y el convenio de disolución de la sociedad conyugal y distribución de bienes… ajenos. El citado convenio y el divorcio entres estos peculiares conyuges ya luce, cuanto menos, sospechoso, más como una fuga de bienes que como una interrupción del vinculo matrimonial y de la sociedad conyugal.

 

Ampliaremos …