Opinión

Padre e hijo enredados en el laberinto de la campaña

Editorial

Dos situaciones nos han llamado la atención sobre manera, además de otras, durante la presente campaña para las elecciones Primarias, Abiertas,  Simultáneas y Obligatorias que se llevaran a cabo el 12 de septiembre próximo.

Una, del padre, el diputado nacional Rubén Manzi de la Coalición Cívica, perteneciente a Juntos por el Cambio, que claramente confunde su rol de legislador nacional con una situación partidaria puntual. El doctor Manzi representa al pueblo catamarqueño, que forma parte de la Nación Argentina, en la Cámara de Diputados de la Nación. De tal modo que involucrarse en la campaña política donde la alianza a la que pertenece va dividida para las elecciones PASO no hace más que confundir al electorado que oportunamente le brindó la confianza a través del sufragio popular.

Contantemente desde la oposición se reclama sobre la institucionalidad por la defensa de los valores democráticos. Sin embargo, un diputado nacional en pleno ejercicio de sus funciones, toma partido por una lista a nivel local desvalorizando su propia función de legislador nacional. Siempre nos preguntamos si quienes resultan electos para desempeñar los cargos más distinguido de la República están a la altura de la circunstancia. La realidad nos demuestra que no, una y otra vez.

Expresó Rubén Manzi, de su cuenta de Instagram @manzirubenok «Recorrimos la bella Villa de Pomán acompañando a los candidatos de @cambiacatamarca 💪💪💪», al mismo tiempo la Enciclopedia Libre nos enseña cuales son las atribuciones de la Cámara Baja: «La Cámara de Diputados tiene atribuciones exclusivas en materia de creación de impuestos y reclutamiento de tropas.​ También es quien debe formular las acusaciones que puedan desembocar en un juicio político al presidente de la Nación, al vicepresidente, los ministros de Estado y los miembros de la Corte Suprema. Dichas acusaciones son formuladas ante el Senado de la Nación Argentina y requieren una aprobación de las dos terceras partes de la Cámara.» Que da absolutamente demostrado que Rubén Manzi no debe estar haciendo campaña en la interna partidaria de las PASO . ¿Es correcto que el diputado esté en Pomán haciendo campaña para una interna cuando juró desempeñarse fielmente en el cargo conferido?

La regla descripta en el párrafo anterior aplica a todos los diputados y senadores que se encuentran en pleno ejercicio de sus funciones, como es el caso de Lucia Corpacci y Oscar Castillo, que si se observan sus actos cotidianos, están ambos en plena campaña, la primera más comprometida aun porque sin terminar su mandato de diputada nacional, hizo abandono de funciones para obtener una banca en el senado. El caso del Oscar Castillo es distinto, porque él renunció a la reelección.

La segunda situación, corresponde al hijo, el abogado Mariano Manzi, con un puesto expectante en la misma lista, en forma extraña, ha salido a rechazar la imposición tributaria de la intermediación de las criptomonedas, siendo que la provincia tiene facultades para establecer impuestos directos sobre lo que sería a primera vista una renta financiera.

Lo llamativo es que el ex gerente de Empleo de Catamarca durante el gobierno de Macri no se haya puesto a reclamar por pesada carga impositiva que pesa sobre el sector productivo de la economía y si por una supuesta renta de una supuesta moneda que dicho sea de paso no es de curso legal en la República.

Ambas situaciones demuestran que cuando se hacen las cosas más o menos, los resultados son siempre malos y en ese caso y como es costumbre el unico que padece estos problemas el pueblo, no por uno que hace las cosas mal, sino por muchos. La postura de mariano Manzi, en el mejor de los casos es rara, pues deberían preocuparlos otras cuestiones más urgentes en las que se hallan sumergida la sociedad en su conjunto.