Opinión

Sorprendentes conclusiones de Lucía Corpacci sobre la política y el cierre de listas

Editorial

La primera de las expresiones de la ex gobernadora y tantos otros ex que acumula, y que causó asombró, fue la que reflejó el Diario El Ancasti «La Política no es la búsqueda de espacios».  Pero claro ¿Cómo va a ser la búsqueda de espacios si entre la familia Corpacci, Barros Jorrat, Jalil, Mercado ocupan casi todos los cargos de mayor jerarquía, electivos y administrativos? Que cualquier ser humano de a entender lo contrario de lo que realmente es o dice, es una cosa, pero que sea alguien que viene saltando en los más variados puestos políticos desde hace casi dos décadas, es una situación que resulta ser paradójica y desopilante.

En marzo de éste mismo año dábamos cuenta del linaje de la familia Corpacci en la administración pública de la provincia de Catamarca y decíamos «Si tuviéramos que hacer un ranking del nepotismo y vagancia en Catamarca, sin lugar a dudas que el primer puesto es ocupado por la ex gobernadora y actual diputada nacional, la médica jubilada Lucía Corpacci, que durante sus ochos años de mandato como gobernadora de la provincia contrató a todos sus hijastros y hermanos, 19 primos, 27 sobrinos, dos cuñadas, 15 familiares políticos y otros 37 parientes lejanos, además de más de un centenar de amigos y conocidos. Record absoluto. El lector podrá entender perfectamente por qué Corpacci dice que «La Política no es la búsqueda de espacios», claro ya no entra un alfiler o la otra posibilidad es que la tasa de empleo del clan Corpacci sea del 100 %, algo que no sería descabellado afirmar.

Más adelante se despacha con un grito de libertad propio de un neoliberal, como tanto le gusta decir a la señora y no de alguien que tiene a toda su tribu tomando la teta del estado. Con total desparpajo expresó «A veces no valoramos lo que es vivir en democracia, lo que es tener libertad, poder elegir lo que me gusta y lo que no me gusta». Falso pensamiento de quien acaba de auto elegirse para ser nuevamente Senadora Nacional, como si fuera la heroína catamarqueña, famosa por sus hazañas en el poder ¿cuáles?

Ningún afiliado al Partido Justicialista de Catamarca tuvo la oportunidad de elegir y ser elegido libremente, o de elegir entre lo que le gustaba y lo que no le gustaba. La democracia en Catamarca es una ficción donde la gente tiene que elegir a quien no eligió… es lo que acaba de suceder con el cierre de listas, «Si uno vive en la impostura y otro roba en su ambición, da lo mismo que si es cura, colchonero, rey de bastos, caradura o polizón»… ¿Le suena Cambalache Señora? Enrique Santos Dicépolo escribió su profética y vigente letra justo en los albores del peronismo, en la época fascista donde hablar en lunfardo estaba prohibido, aunque Perón levantó esa restricción en el año 1949.

«Somos un país con una enorme cantidad de pobres»¿Usted está hablando en serio diputada Corpacci? «Donde cerraron industrias por la pandemia, pero también antes de la pandemia». A confesión de parte, relevo de prueba. Durante la pandemia gobernaba el peronismo, antes de la pandemia gobernaba el peronismo, salvo que esté pensando en Macri, único argumento que esgrimen para esquivar el bulto del desastre que están haciendo, como si los nacidos en 2015 hayan sido niños, adolescentes, jóvenes, adultos y ancianos en tan solo cuatro años, olvidando que es el peronismo es quien ha gobernado la mayor cantidad de tiempo en democracia. Han hecho un desastre en menos de dos años, como dijo el Diputado Cristian Ritondo «Están haciendo mierda el país», no solo con el manejo ideologizante del plan de vacunación sino con la emergencia sanitaria, la economía, las finanzas del país y muy grave con la lamentable política exterior, alineada a las peores dictaduras del Mundo y para decirlo con propiedad, al comunismo.

En el último párrafo de la nota en análisis la futura senadora nacional, cuyo mandato anterior en ese cargo no cumplió, para ser gobernadora, lo mismo que ahora, sin cumplir su mandato de diputada nacional, deja la banca para volver al senado. No se sabe si realmente quiere servir a la provincia o quiere mantener sus fueros, porque de cambiar la realidad pauperizante de la provincia… no, de eso no se habla. Sin embargo es trascendente para el bienestar de la población que Lucía Corpacci este feliz porque en algunos distritos «no hubo mayores conflictos» ya que «somos todos compañeros y militantes». Una verdadera y auténtica tomada de pelo, una falta de respeto y falta de empatía total, con un pueblo que sufre los devastadores efectos de la inflación que le carcome mes a mes, sin pausa, el poder adquisitivo del salario. La verdad señora, que resulta incompresible su falta de pudor. Debería darle vergüenza la forma que se ejercen los derechos políticos y guardarse a silencio.

El ciudadano de a pie no está harto de la política, como afirma la ex gobernadora, sin dudas hay algo que está obviando, que es que la gente común, tal como los denomina Corpacci, está harta que sea la misma casta política la que domine los destinos de la provincia desde hace casi medio siglo.  Corpacci hace una falsa dicotomía entre ricos y pobres, olvidando su condición personal de nueva rica y con una ironía inaceptable dice: ¿Queremos un país donde se tienen que enriquecer unos pocos, hacerse muy ricos para que después les llegue a los demás? para hacerse otra pregunta desde la utopía sobre si queremos un país, aunque lentamente, con posibilidades para todos.

Permítame recordarle que el socialismo que usted pregona es justamente eso, dirigentes ricos y pueblo pobre. Y para que recupere la memoria le damos algunos ejemplos: 

Menem rico, La Rioja pobre; Kirchner rico, Santa Cruz pobre; Insfrán rico, Formosa pobre; Manzur rico, Tucumán pobre, y así podríamos seguir con Catamarca, donde a la señora que le gusta tanto hablar de ricos y pobres debería indicarnos qué político de los nombrados más arriba, de la provincia de Catamarca es pobre. O también que político de Catamarca, de los más importantes si anima a abrir las puertas de sus casas, exhibirnos su parque automotor y los billetes de viajes ya hechos, a EE.UU., a Europa. En Chaco pasa lo mismo, en Santiago del Estero, Salta, Misiones, La Pampa, también.

¿Cómo se llama la obra señora?

 

Por último Corpacci también hizo una solapada critica a los medios que informamos la verdad, entre los que nos incluimos. Corpacci acusa sin pruebas, defiende lo indefendible y niega que 7.000.000 de argentinos estén esperando la segunda dosis de la vacuna Sputnik V, a muchos de los cuales ya se le vencieron el plazo de 90 días. Pregunta a los catamarqueños, primero diciendo que pocos irán a votar por la pandemia, ¡Cuándo no echándole la culpa de todo a la pandemia! y después alentándolos para que vayan a votar qué modelo queremos, cómo queremos desarrollarnos y donde queremos ir.

Nosotros le respondemos señora ex diputada, ex vice gobernadora, ex senadora, dos veces ex gobernadora, ex diputada y pronto nuevamente senadora, en nombre de una mayoría silenciosa que no pudo elegir sus candidatos con la libertad que usted falsamente pregona, con una mayoría silenciosa que si tuviera la boleta electrónica que usted no quiere implementar, se impondría abrumadoramente en cualquier elección, el modelo suyo no es querido por la mayoría de la población, no queremos la falsa dicotomía de ricos o pobres, queremos vivir en paz, desarrollarnos como Nación, integrarnos como pueblo, hermanarnos como país y ser una Nación Libre y Soberana, sin entregar territorio a China o a Rusia para que instalen sus bases militares.