Opinión

¿Dónde están las vacunas de Lucía Corpacci?

Editorial

La polifacética y vacunada diputada nacional Lucía Corpacci maneja cifras de llegada de vacunas al país que difieren sustancialmente con los indicadas por el propio Gobierno Nacional, a menos que éste, tergiverse los números, algo que no sería descabellado en las actuales circunstancias, ya que si algo caracteriza al actual gobierno, es precisamente la falta de acceso a la información pública y el aquelarre informativo con respecto a un tema que genera zozobras, y la notoria escasez de vacunas para intentar inmunizar a la población más vulnerable del coronavirus.

Para que el lector no se confunda y pueda creer que desde ésta línea editorial existe algún tipo de encono hacia la persona de la ex gobernadora, citaremos un párrafo textual de la ex mandataria en uno de los tantos muros de Facebook que posee.  Su posición frente a la pandemia y sus decisiones personales son tan grotescas, que no podemos menos que opinar y cuestionar sus procederes. Primero indicó que se «siente encantada» por su propia noticia que nadie puede comprobar si es o no veraz, para luego afirmar que «ésta semana llegaron al país 2.684.000 dosis de vacunas que se distribuyeron de inmediato a todas las provincias!!!VAMOS ARGENTINA!!!! ¿De donde salieron esas cifras? ¿Dónde están las vacunas, qué origen tienen?

Cabe recordar que en la ultima sesión de la Cámara Baja, el diputado Hugo Ávila se preguntó, con razón, donde estaban las diputadas nacionales del Frente de Todos Lucía Corpacci y Silvana Ginocchio ante la mayor crisis sanitaria de la historia de Catamarca. La primera de la nombradas seguramente ocupándose de una tema que le apasiona, la minería y el lanzamiento del Plan Estratégico para el Desarrollo Minero Argentino.

La segunda permanece en silencio, quizás por imperio de las circunstancias, y siendo la esposa del gobernador, mucho para decir no tiene y para hacer, no se sabe. De la pandemia en Catamarca, nada. Con respecto a Corpacci, ¿Qué se puede decir quien gobernó Catamarca durante 8 años y dejo un sistema sanitario concentrado en el Hospital San Juan Bautista? Sólo que recibe todas las derivaciones de la provincia, incluso hasta las practicas u operaciones más sencillas con el agravante que el parque automotor de ambulancias es prácticamente inexistente. todo en estado deplorable y con un sistema de salud endeble y frágil, incapaz no de atender una pandemia, sino de atender las necesidades ciudadanas mínimas y el Covid-19 se encargó de darle el cachetazo final.

Así las cosas, qué otra cosa le quedaba a Corpacci que recurrir a la grandilocuencia de un anuncio que es falso hasta para lo anunciado por el propio gobierno nacional, que informó el arribo de de 470.000 dosis de la vacuna Sputnik V y 650.000 dosis de la vacuna AstraZeneca, mientras que la diputada anunciaba una cifra que nunca la Argentina dispuso ni siquiera en un mes. La diferencia entre lo informado por el gobierno nacional y lo informado por Lucía Corpacci es de 1.564.000 dosis de vacunas. De ahí que reiteradamente nos hagamos la misma pregunta varias veces: ¿Dónde están las vacunas de Lucía Corpacci?  O sabe más o no tiene idea, no hay otra explicación.

Por otra parte, muchos de los lectores recordarán que Lucía Corpacci fue una de las diputadas incluidas en la lista del vacunatorio VIP en la Cámara de Diputados de la Nación, también denunciada por el diputado Ávila, quién a nivel local presentó la denuncia penal contra el vacunatorio VIP local ante la Justicia Federal, adicta precisamente a la sociedad política «Mercado & Corpacci y que como no podía ser de otra manera, se encargo de enjuagar el  expediente hasta que la burocracia judicial federal se los tragara, al fin y al cabo para eso fueron «puestos» por la familia política, tanto el juez como el fiscal federal y para estar en sintonía con la mayor parte de la justicia provincial.

Las vacunas fueron destinadas al núcleo duro de la dirigencia política, tanto a nivel provincial como a nivel nacional, siendo una muestra lamentable de esta situación, lo sucedido entre las dos medicas catamarqueñas más famosas, por razones diferentes, de los últimos veinte años, Lucía Corpacci que recibió las dos dosis de la vacuna y esta vivita y coleando y la malograda diputada provincial y presidenta de la UCR Marita Colombo, que en paz descanse, fallecida recientemente sin recibir ni tan siquiera una dosis, siendo una persona vulnerable y habiendo manifestado que esperaría su turno para ser vacunada, algo que nunca ocurrió, con las trágicas consecuencias de conocimiento público, para su familia, para Catamarca y también para Argentina, que perdió así una dirigente política excepcional.

Ya sabemos de antemano, cuál será el juicio que la historia tiene reservada para Corpacci y Colombo, quienes ante iguales circunstancias optaron por distintos caminos, una, egoísta, decidió salvarse aprovechando los privilegios del poder, la otra, desde su humilde grandeza de estadista y su condición de vulnerable, esperó su turno en vano, perdiendo su vida en forma injusta y pudiendo ser considerada la primera mártir de la pandemia en Catamarca, en el contexto de desigualdad, arbitrariedad e injusticia con los que se maneja los gobiernos, provincial y nacional.