Opinión

¿De que se nutre la filosofía del Supremacismo blanco?

El gesto de la mano "OK" es considerado ahora un símbolo de odio según el nuevo informe de la Liga Antidifamación.
Nota Editorial

El internacionalista Farid Kahhat define al Supremacismo Blanco como “una ideología de derecha radical» y «forma de nacionalismo étnico«, que proclama que «solo los blancos de origen europeo son los únicos que tienen derecho a ser ciudadanos norteamericanos”. En otras palabras, es una creencia racista que tiene como convicción que la raza blanca es superior a las otras y que por lo tanto, debería dominar a la sociedad.

¿Que significa el gesto OK?: «Al menos algunos supremacistas blancos parecen haber abandonado la intención irónica o satírica detrás de la campaña original del troleo y han usado el símbolo como una expresión sincera de la supremacía blanca«, publicó la ADL en su informe.

La superioridad de la raza blanca no es una novedad, lo que sobreviene es como el movimiento se potencia por algunos factores de la globalización neo nazi y los nacionalismos del siglo XXI.

La presencia en el poder de personajes como Donald Trump en Estados Unidos y Jair Bolsonaro en Brasil, se han convertido en referentes mundiales de una derecha peligrosa, alimentando el sentimiento de los supremacistas. Un ejemplo es el grupo “All- Right”  ultra derechista que penetra en Internet con discursos cargados de referencias racistas y que apoyan al presidente Donald Trump. 

La senadora demócrata y ex candidata, Elizabeth Warren, se había referido a esta cuestión al decir que “Cuando los Supremacistas Blancos dicen que Trump es uno de ellos, les creo”.

La propaganda Supremacista, en diferentes partes del mundo, es una cuestión preocupante. Tan solo en Estados Unidos se presentaron 2.713 casos de publicidad registrados por el centro ADL, casi el doble que el año pasado.

Además, la primera mitad de 2019 ha sido trágico para Estados Unidos por su alta tasa de homicidios con armas de fuego. Un total de 9.463 personas murieron en 263 tiroteos registrados hasta el último 7 de agosto, según un informe de la organización Gun Violence Archive.

El tiroteo de El Paso, que dejó 22 muertos, estaba dirigido a matar mexicanos y el autor, Patrick Crusius, incluso había publicado un manifiesto cargado de ideas Supremacistas blancas. Casualidad que Trump tiene fama de atacar a la comunidad inmigrante.

Dato no menor, es que varios sucesos de violencia perpetrado en Estados Unidos, son rápidamente clasificado como acto de terrorismo, mientras que a los ciudadanos estadounidenses blancos que protagonizan estas violencias se les califica como ‘enfermos mentales’. Así lo hizo Trump, al calificar a Crusius de enfermo mental.

Ahora bien, el pasado 6 de abril, fue la primera vez que la administración estadounidense designa como organización terrorista a un grupo ultranacionalista y neonazi: el Movimiento Imperial Ruso (RIM). Así lo indicó Nathan Sales, coordinador antiterrorista del Departamento de Estado: «estas designaciones no tienen precedentes. Esta es la primera vez que EE. UU. ha designado como terroristas a supremacistas blancos, ilustrando la seriedad con la que esta Administración se toma la amenaza». El RIM es un grupo que «da entrenamiento a neonazis y supremacistas blancos en toda Europa. Sabemos que han reclutado a individuos de otros países de Europa para proseguir esta tarea».

Esto quiere decir que el terrorismo de los Supremacistas blancos quedan a la par del terrorismo del Estado Islámico.

Estados Unidos tiene sus raíces supremacistas en el “Ku Klux Klan”, creado en 1865, después de la Guerra Civil por organizaciones de extrema derecha, racistas, xenófobas, y antisemitas, que mediante actos violentos oprimían a los afroamericanos. Hoy en día, sigue vigente y la organización no escondió su apoyo a Donald Trump.

George Hawley politólogo de la Universidad de Alabama, dijo que a los seguidores de estos movimientos detestan a las élites políticas y económicas que los invitan a ingresar al país y que no le gustan los inmigrantes de otras culturas que entran a Estados Unidos y trabajan por sueldos bajos. En base a los medios de comunicación, indica que los tildan como que promueven el mensaje “Anti-blanco”.

Ya vimos cómo el discurso de odio hizo que los crímenes de odio tocaran la puerta. La xenofobia anti inmigración en Estados Unidos se podría decir que está aumentando y viene de la mano de una política más aislacionista, centrada en los intereses y asuntos internos del país, con la creación del muro, deportaciones masivas, bloqueo de viajes y con Trump que se siente más bien cómodo con los discursos anti inmigrantes.