Deportes

¿Cuáles son las lesiones más frecuentes en el futbol?

Lo más importante en este capítulo es usar el sentido común ante una lesión. Que
quiere decir, que si sentimos un dolor intenso en forma espontánea o después de una
jugada brusca, en una pierna, rodilla o en el muslo, debemos quedarnos muy quietos,
esperar que el médico nos atienda antes de movernos, para así identificar el lugar justo y
evitar que el dolor y/o la lesión, aumenten.

Porqué esto, porque es muy común escuchar, luego de un choque, trabada fuerte,
caída desarmados, que alguien dice: pisá fuerte, levantate y trata de caminar, y resulta que
pudimos sufrir un desgarro, un esguince y quién sabe, alguna fractura!!! y lo único que
logramos con estos “consejitos”, es aumentar la importancia de la lesión. Lo mejor, ES
QUEDARNOS QUIETOS EN EL LUGAR, y si nosotros mismos vemos que pasa,
entonces, despacio ponernos de pie, salir de la cancha y ver como sigue.

¿Pero que es un desgarro? Es una lesión grave del músculo que por diferentes
razones y como el nombre lo indica, se rompe como si fuese una tela vieja, las fibras
musculares se separan entre si lo que produce un intenso dolor, impide el caminar incluso,
puede aparecer un hematoma por la ruptura de pequeños vasos sanguíneos que hay en la
musculatura dañada. El tamaño del hematoma no es signo del tamaño del desgarro.
Algunas de esas razones son la fatiga o calambre, por cansancio (falta de oxígeno), y la
contractura por falta de calor o elongación muscular. Es muy importante hacer una
ecografía para dimensionar el tamaño del desgarro.

El esguince es un estiramiento brusco y violento de los ligamentos de una
articulación, por mal apoyo en el campo de juego, por giros bruscos con el pie de apoyo
trabado, siendo los más frecuentes los del tobillo y rodilla, hablando de fútbol.
Las contusiones por golpes directos, no son peligrosas en si mismas, más que
producir un hematoma, y en la mayoría de las veces no impide seguir jugando aunque
puede doler, pero se puede seguir.

¿Cómo podemos evitar estas lesiones? En primer lugar con un buen calentamiento
previo y con buenos vendajes en los tobillos, en algunos casos, es bueno hacer estribos. El
objetivo es disminuir la movilidad a la articulación y lograr que las vendas absorban parte
del estiramiento y así que los ligamentos sufran menos.

¿Que debemos hacer frente a estas lesiones? Colocar hielo en el lugar que duele
las primeras 48 hs. que son fundamentales para disminuir la inflamación y el dolor, tomar
desinflamatorios, hacer reposo, y consultar al médico para un buen diagnóstico y
tratamiento.

Recuerden que las lesiones no se curan solas, y que cuanto más tiempo tarden en
consultar, mas tiempo tardarán en volver a jugar.

Dr. David Sznajderhaus
MN 70.630
Médico Deportólogo