Ciudades Deportes

Argentina- Chile: Un partido marcado por polémicas arbitrales

El árbitro del partido, Mario Díaz y el VAR en el ojo de las criticas, tras su lamentable desempeño a lo largo del partido.

Argentina y Chile jugó en el Arena Corinthians de San Pablo por el tercer puesto de la Copa América 2019. El conjunto «Albiceleste» buscó la revancha luego de haber caído de manera consecutiva ante «La Roja» en las finales de las ediciones 2016 y 2017 del certamen continental. El partido que dejó como ganador del tercer puesto de la Copa América de Brasil 2019 a Argentina estuvo marcado por las polémicas arbitrales.

Una de las más resonantes fue la que ocurrió a los cuatro minutos del segundo tiempo y que tuvo a Sergio Agüero como uno de sus protagonistas. Tras una serie de rebotes, el delantero de la Argentina fue en busca de la pelota y fue derribado en el área por Charles Aránguiz. El árbitro paraguayo Mario Díaz de Vivar no solo no sancionó el penal, sino que tampoco revisó la jugada a través del VAR. Los jueces a cargo del sistema de videoarbitraje tampoco se lo informaron al referí principal.

En ese momento, el equipo de Lionel Scaloni ganaba por 2-0. Unos minutos después, Díaz de Vivar sí revisó una jugada en el área de Argentina con el VAR y decidió cobrar un penal para Chile. Fue así como Arturo Vidal marcó el descuento y puso incertidumbre al resultado.

A los 36 minutos del primer tiempo del encuentro entre Argentina y Chile por el tercer puesto de la Copa América todo se desmadró: Lionel Messi y Gary Medel tuvieron un tenso encontronazo que decantó en las expulsiones de ambos. Esta fue otra de las acciones controversiales de un encuentro marcado por los errores en el arbitraje.  Las protestas de uno y otro lado se hicieron presentes y se despertaron una serie de interrogantes en torno a la determinación que tomó el árbitro paraguayo Mario Díaz de Vivar, quien estuvo apoyado desde el VAR por el juez peruano Diego Haro. 

Messi se refirió a dichos sucesos y dijo: «El árbitro antes de empezar el partido me dijo que a él le gusta hablar mucho, que esperaba que nos llevaramos bien y a la primera me echa». Lionel Messi no tuvo barreras a la hora de mostrar su fastidio por lo ocurrido en la Copa América luego del triunfo sobre Chile en el partido del tercer puesto. Agregó: «Estoy tranquilo porque quedó visto lo que pasó. Con una amarilla se hubiera terminado para los dos. Son cosas que suelen pasar mucho en estos partidos de tensiones». Ni siquiera apuntó contra el futbolista chileno: «Él es así, siempre va al límite».

Y, respecto de su ausencia en la entrega de medallas del tercer puesto, argumentó: «No fui por todo un poco. No tenemos que ser parte de esta corrupción, de esta falta de respeto durante toda la Copa. Nos vamos con la sensación de que estábamos para más. Hicimos los dos mejores partidos del campeonato, fuimos en crecimiento y no nos dejaron estar en la final. La corrupción y los árbitros no permiten que la gente disfrute de fútbol, del show y arruinan todo esto». 

Consultado sobre si Brasil será campeón, el atacante del Barcelona fue tajante: «No hay duda. Lamentablemente, esta Copa está armada para Brasil. Ojalá el VAR y los árbitros no tengan nada que ver y que Perú pueda competir porque tiene equipo para hacerlo, pero la veo difícil». «Yo me voy tranquilo, con la cabeza alta y orgulloso de este grupo que dio todo y que fue en crecimiento. Espero que se respete eso y que la gente banque porque tiene mucho que dar y lo demostró en estos dos partidos», «Scaloni fue creciendo a la par del equipo y del grupo».

Otamendi advirtió que «es raro» lo acontecido con el VAR: no fue utilizado por el árbitro principal en el duelo de semifinales contra Brasil pero sí para cobrar un penal en favor de Chile. «En el partido anterior no revisaron en ningún momento y en este lo revisaron, no sé qué pensar. No sé qué da a entender». Además, dijo: «Es un partido que la verdad nos hace acordar a la final de Estados Unidos, para compensar siempre nos quitan a uno».

El árbitro, también, se equivocó al no echar a Erick Pulgar, luego de una plancha contra Leandro Paredes en la mitad de la cancha. 

“Lo único que voy a decir es que voy a hacer cualquier cosa que esté a mi alcance para defender a la Selección Argentina”, dijo la máxima autoridad de la organización del fútbol argentino, Chiqui Tapia, en el marco de esta polémica desatada con Conmebol, tras la semifinal del miércoles pasado con Brasil (0-2), a partir de la flojísima tarea del juez ecuatoriano Roddy Zambrano.

Tras aquel partido jugado en el estadio Mineirao de Belo Horizonte, la AFA pidió, entre otras cosas, a la Conmebol la revisión de las conversaciones del ecuatoriano Zambrano y el Comité de VAR (Video Assistant Referee), a partir del reclamo por dos penales que le cometieron a Sergio Agüero y Nicolás Otamendi, ambos en la segunda parte del cotejo ante los brasileños.

Además, una fuente cercana al seleccionado argentino confió que “no sería descabellado” que “la AFA emita un comunicado” solicitando la eximición de sanción para Lionel Messi, tras la injusta expulsión que recibió hoy junto al chileno Gary Medel, en el primer tiempo del partido disputado en San Pablo.