Mundo

El orden o el cambio: José Antonio Kast y Gabriel Boric defienden dos modelos de país

Los primeros discursos de los candidatos que disputarán la presidencia de Chile en segunda vuelta buscan seducir a los independientes, pero sin abandonar a su votante más fiel. Orden o cambio.

Los ganadores de la primera vuelta electoral en Chile han ofrecido dos visiones de país totalmente opuestas e irreconciliables en sus primeros discursos como rivales en el balotaje.

José Antonio Kast insistió en su visión del mundo basada en el orden y la seguridad. El izquierdista Gabriel Boric pidió no tener miedo al cambio que, según su lectura, representa. Al mismo tiempo, el juego político que se ha iniciado en la misma noche del domingo exige seducir al votante ajeno, aquel que eligió a alguno de los otros cinco candidatos que participaron de la jornada de este domingo.

Kast rompió una vieja tradición de la política chilena que dice que el ganador de una elección habla el último. Cuando el resultado ya era irreversible y le daba el triunfo en la primera vuelta, con el 28% de los votos salió al encuentro de sus seguidores. Kast fue directo en sus ideas y se concentró en los conceptos que más votos le dieron: orden y seguridad para acabar con las revueltas, lucha contra la delincuencia y el terrorismo y una defensa férrea de la policía y las Fuerzas Armadas.

“La única candidatura que va a recuperar la paz, que es la alternativa para enfrentar a los delincuentes y el narcotráfico y que pondrá fin al terrorismo es la nuestra”, dijo Kast, que nunca perdió el tono medido y evitó la euforia. El candidato apenas habló de cuestiones que no tuviesen que ver con sus propuestas de mano dura contra el delito. “Vamos a recuperar la paz , el orden, el progreso y nuestra libertad. A partir de hoy, cada mujer que no puede volver a su casa por la delincuencia y el acoso tiene esperanza de vivir en paz. Cada persona que ha vivido el horror en la Araucanía [en el sur del país, donde el Gobierno mantiene un duro pulso con comunidades mapuches por el control de la tierra] tiene la esperanza de vivir en paz”, dijo.

El candidato apuntó directamente contra su rival de izquierda, al que acusó de defender narcotraficantes y terroristas. “Gabriel Boric y el Partido Comunista quieren indultar a los vándalos que destruyen. Hay que decirlo, fue Boric y el Partido Comunista los que se reúnen con terroristas asesinos y nunca han estado del lado de las víctimas del terrorismo y la delincuencia”.

Cuando se alejó de la agenda de la seguridad, Kast habló de economía. No innovó. Dijo que si gana la segunda vuelta del 19 de diciembre bajará impuestos, achicará el Estado y lo limpiará “de los parientes de políticos “amigos de los políticos que llegaron por ser los parientes de, y no los mejores”.