Mundo

Para el Secretario General de la ONU el mundo se mueve «en la dirección equivocada»

Así lo expresó Antonio Guterres, al advertir la lentitud de las acciones contra el cambio climático y en la vacunación contra el coronavirus, e instó a pensar en las generaciones futuras.

El secretario general de la ONU, António Guterres, aseguró hoy que el mundo se mueve “en la dirección equivocada» y que el Covid-19 «es una llamada de atención, pero seguimos durmiendo«, dijo en rueda de prensa en ocasión de su discurso ante los 193 países de la Asamblea General de la ONU para presentar su visión para los próximos 25 años.

«La pandemia ha demostrado nuestro fracaso colectivo para unirnos y tomar decisiones en conjunto por el bien común, incluso ante una emergencia global inmediata y potencialmente mortal», afirmó.

Guterres lamentó particularmente que los países productores de vacunas no hayan acordado duplicar hasta ahora la producción para vacunar al 70% de la población mundial para el primer semestre de 2022, por lo que instó a «un plan global de vacunación».

“Las decisiones que tomemos, o no tomemos, hoy podrían conducir a un nuevo cierre o un nuevo avance hacia un futuro más verde, mejor y más seguro», expresó y agrego que «ahora es el momento de reconectarnos con la solidaridad global y encontrar nuevas formas de trabajar juntos por el bien común», agregó.

Ante la Asamblea General, Guterres evocó la creación de una plataforma de emergencia en caso de una nueva crisis global, la designación de un representante de la ONU para las generaciones futuras y la celebración de una «cumbre mundial sobre el futuro» en 2023.

«Las conclusiones de esa cumbre podrían abordar temas como la protección social universal, la cobertura universal de salud, la vivienda adecuada, la educación para todos y el trabajo decente, en el contexto de una economía mundial más equitativa y unida», dijo.

«Llegó el momento de pensar a largo plazo, para ofrecer más a los jóvenes y a las generaciones futuras», señaló Guterres y reiteró su llamado a tomar «medidas urgentes y audaces para afrontar la triple crisis del cambio climático, la pérdida de biodiversidad y la contaminación que destruye el planeta«.