Política

Después del famoso epíteto «que se suturen el orto», Cristina volvió al PJ

Participó de la reunión del PJ. En la misma posó con Moyano, Lucía Corpacci, Bertone y Alberto Fernández. Atrás quedaron Scioli, Solá y Rossi.

Cristina Fernández viuda de Kirchner sigue dando que hablar. Hoy concurrió a la sede del Partido Justicialista después de una década sin concurrir y se entrevistó con casi todo el Consejo Nacional, integrado también por la gobernadora de Catamarca Lucía Corpacci y  por los mismos dirigentes que ella en el año 2015 mandó a que se «suturaran el orto» y para no escatimar el panquecazo, también se sacó la foto de rigor. ¡Una monada la señora!

Realmente es asombroso como estos dirigentes hacen cualquier cosa por recuperar el terreno perdido. Perdieron el poder y se olvidan de todas y cada una de las reyertas que otrora los separaron, algunas groserías incalificables y fuertes epítetos que ya cayeron en saco roto.

Las fotos a veces dicen más que los análisis o las palabras. Cristina volvió a una casa (el PJ) que nunca sintió como propia.  Todo parece sumarle pensando en la segunda vuelta ante un Macri que permanece en silencio, esperando los buenos vientos.

Sonriente, acoplada al éxito del lanzamiento de Sinceramente, la ex mandataria sorprendió irrumpiendo en una reunión partidaria que estuvo pautada para analizar la victoria de Schiaretti en Córdoba y cómo esto influirá en futuras alianzas.

Los tres precandidatos, si ella no jugase, quedaron atrás en al foto de “la familia peronista”, como pidiendo permiso para salir en la postal.

Daniel Scioli, Felipe Sola y Agustin Rossi bien atrás. Sus voceros dijeron que fue “producto de la casualidad o que no quisieron quitar protagonismo a otros cuadros políticos del PJ.

Se destacaron Moyano y la gobernadora fueguina, Rosana Bertone y la gobernadora de Catamarca entre los presentes. También, fue el retorno de Julián Domínguez, hombre del Papa Francisco, que venía siendo acusado por La Cámpora de ser funcional a Duhalde en la provincia de Buenos Aires.

Algunas exigencias que tuvo fueron celulares resguardados para que o se filtraran fotos diferentes a la buscada y vitalizada, como así también que los periodistas aguardara afuera de la entrada de Matheu , hasta que ella se fuera.

La llegada de Cristina fue sorpresiva. Solo lo supieron una horas antes, Gioja y unos pocos.  El temario quedó algo alterado, hasta que Cristina se despidió dejando su halo de principal protagonista. Fue una visita fugaz. Solo 50 minutos.

El triunfo de Schiaretti , como una suerte de macho Alfa del peronismo, debía tener una foto de contra cara en la respuesta.

El PJ estudiará las proyecciones de unidad como cueste o duela , la situación económica, la posibilidad del un paro de la CGT, los dnu electorales y hasta pedir por los diputados del Parlasur para que se los incluya en las elecciones nacionales. Todo una agenda chica para la Reina de los best seller.

Eso sí no se detuvo en ningún momento a pedir disculpas por sus groserías del pasado dirigidas a casi todos los suturados presentes. En fin, lo peronistas, como los gatos, cuando la gente piensa que se están peleando en realidad se están reproduciendo, eso decía el general.