Opinión

En el nombre del hijo… el padre

Editorial

 

 

 

El contraste de observar al hijo prestando declaración indagatoria obligó al padre a salir en su defensa clamando a los cuatro vientos por su inocencia y la falta de pruebas para imputarle y hacer responsable de algun grado de participación en la estafa piramidal. ¿Que menos que eso podria hacer un padre ante la circunstancia por la que atraviesa su hijo? Hizo lo que cualquier padre haría en esa circunstancia. Pero el diputado nacional, padre del acusado no es cualquier padre y su hijo no es cualquier hijo. Se diferencian del comun de la gente porque ambos son políticos, militan en el mismo partido, ambos admiran a Elisa Carrió y el hijo es parte del equipo político del padre en la Cámara de Diputados de la Nación.

Ahondando más en la cuestión, resulta que el hijo expresó en la declaración indagatoria que su esposa tenía dinero invertido en la financiera de Bacchiani. Antes de decir eso, había negado toda vinculación o actividad profesional relacionada con el proceder delictivo del otrora denominado «trader god», devenido por sus circunstancias, en presidiario. Con respecto a la persistentes negativas del hijo en su declaración, todas sus respuestas fueron expresadas dentro de la lógica defensiva, la negativa como patrón de respuesta casi automática… ¿Qué otra cosa distinta podía decir? Y ofrecer excusas sobre lo que ya está probado, su insólita presencia en Buenos Aires, en el mismo hotel y regresando a Catamarca en el vehiculo de su propiedad.

El tema central es que el hijo, ahora apoyado explicitamente por su padre, conoció y trató a Bacchiani mucho antes que su ya comentado viaje a Buenos Aires, en el operativo de venta de dos autos de alta gama, valuados entre los dos vehículos, en más de un millón de dolares.  No es que viajó para hacer unos trámite o vender un renault gordini, acompaño al estafador piramidal a vender una coupé Mercedez Benz y una Ferrari. Un abogado, padre de familia, ex funcionario público, con aspiraciones políticas, no debería andar por las rutas argentinas con un estafador comprobado y menos participando en la venta de automotores de dudosa procedencia. El solo hecho de actuar de ese modo, lo coloca en la mira de la Justicia Federal y de la Ordinaria, por más que quiera aclarar o decir lo que se olvidó, su situación procesal es muy delicada.

Viene al caso recordar un Editorial de El Pucará  en nuestra edición digital del día 29 de agosto de 2021 reflexionabamos por una actitud extraña del hijo «La segunda situación, corresponde al hijo, el abogado … , con un puesto expectante en la misma lista, en forma extraña, ha salido a rechazar la imposición tributaria de la intermediación de las criptomonedas, siendo que la provincia tiene facultades para establecer impuestos directos sobre lo que sería a primera vista una renta financiera.»  Y sobre el final de la misma escribiamos lo siguiente: «… La postura de (el hijo) , en el mejor de los casos es rara, pues deberían preocuparlos otras cuestiones más urgentes en las que se hallan sumergida la sociedad en su conjunto.

Pero antes de estas reflexiones, en un párrafo, trasncribíamos textual una expresión del padre, por entonces fuera de contexto, sobre las facultades constitucionales de la Cámara de Diputados de la Nación ««La Cámara de Diputados tiene atribuciones exclusivas en materia de creación de impuestos… » siendo esa expresión un preludio de lo que serían los cuestionamientos del hijo respecto a las facultades del gobierno de Catamarca de legislar en esa materia, en aquel caso sobre las intermediación financiera en colocación de criptomonedas o en la conformación de Blockchain.com ,como servicio de exploración de bloques de Bitcoin, o un monedero de criptodivisas y un intercambio de criptodivisas que soporta Bitcoin, Bitcoin Cash y Ethereum. La materia que planteaban era discutible a nivel juridico, pero nosotros no estamos aqui haciendo ese analisis sino buceando en las conductas políticas del padre y del hijo, en plena campaña para las elecciones PASO, donde ambos cerraron filas en defensa de la intangilidad de las inversiones de Bacchiani. Repetimos, Agosto de 2021, cuando el estafador era un señor empresario, que financiaba campaña políticas a cambio de protección. De manual.

El acuerdo de Yerba Buena, entre padre e hijo, y los máximos referentes de la lista, la plana mayor del PRO y de la UCR, y el ex «trader god y su banda» fue en realidad un «toma y daca», recursos financieros de campaña a cambio de la defensa corporativa del estafador piramidal, primero con la linea interna de «Cambia Catamarca», y poco tiempo después y con el triunfo ya consolidado sobre «Adelante Catamarca», con la totalidad de Juntos por el Cambio, padre e hijo, del mismo modo que las otras dos corrientes politicas, tenián «obligaciones» que cumplir con Edgar A. Bacchiani y su empresa fantasma ADHEMAR CAPITAL S.R.L., lo que confirma que la relación era mucho más antigüa. Allí mismo, entre los «compromisos» aparece el proyecto del ex diputado Diego Figueroa y de la diputada Natalia Saseta. Por supuesto que los perdedores que entraron en la lista definitiva y accedieron a cargos legislativos desconocian las fechorías políticas de sus efimeros adversarios.

 

Padre e hijo enredados en el laberinto de la campaña

Ni el padre ni el hijo son inocentes. Sería oportuno e interesante escuchar la opinión de Elisa «Lilita» Carrió sobre la situación procesal y política de sus principales referentes en la provincia de Catamarca. Del mismo modo habria que consultar a Horacio Rodriguez Larreta qué opina de su ferviente seguidor Diego Figueroa, devenido en querellante en la causa de Bacchiani, que en el artículo segundo de su descabellado proyecto pedía el acompañamiento de sus pares en la Cámara de Diputados «–Otórguese al Sr. Edgar Adhemar Bacchiani un diploma de reconocimiento y una copia del presente instrumento. Alentando a seguir propiciando el conocimiento de este incipiente mundo de las finanzas digitales y descentralizadas…», claro hacer tratos con delincuentes no es gratuito, y el tan comentado proyecto fue sin lugar a dudas, consecuencia directa del Pacto de Yerba Buena, el «toma y daca» propio de mafiosos y no de politicos que buscan un cambio genuino desde la política y engañan a la gente con falsos eslogans de ocasión.

Más allá de estos pormenores, el unico medio que fue anticipando lo que sucedía en torno a la estafa piramidal y sus principales actores fue y es El Pucará, a través de numerosas notas de opinión. Pero existe una nota en particular, intimamente vinculada con el viaje del hijo a Buenos Aires, mientras el padre nada decía de las «juntas» de su hijo. Claro, ya es todo un hombre, grandecito y profesional, como para andar cuidandole las espaldas. Sin embargo, el silencio del padre al saber que su hijo se iba a Buenos Aires con Edgar Bacchiani a vender dos portentosas maquinas habla por sí solo de que fue un silencio complice, porque para el 1 de marzo del corriente año ya se sabía que la estafa piramidal era un encandalo gigantesco en Catamarca, algo nunca visto.  En su momento, desde El Pucará advertimos a la Justicia Federal y al Ministerio Público sobre la salida de los dos vehículos de alta gama de la provincia hacia otras jurisdicciones, cuando en realidad la Justicia debería haberlos secuestrado antes. Justicia lenta no es Justicia y la lentitud provocó un daño concreto. Eso se llama mala praxis judicial y debería ser motivo de un Jurado de Enjuiciamiento y destitución.

Por aquellos días titulamos  👇👇👇

Todos trabajan para Bacchiani, el rey de impunilandia, incluido el padre, en el nombre del hijo.

Todos trabajan para Bacchiani, el rey de impunilandia