Opinión

Gustavo Saadi quiere las PASO y ensaya un globo por la gobernación

Editorial

El intendente de la Capital, Gustavo Saadi, se refirió a las elecciones del año que viene. Integrante del «trio de oro» oficialista (junto a la senadora nacional Lucía Corpacci y el gobernador Raúl Jalil), apeló a la respuesta políticamente correcta ante la pregunta de la prensa sobre cuál será su destino en los comicios del 2023. “No tengo decidida ninguna candidatura”, dijo el jefe comunal para acotar que “estamos abocados a la gestión”. También se refirió a las Paso, sistema para la selección de candidatos sobre el cual ya había manifestado su desacuerdo de que sean suspendidas.

Todo lo cual no es cierto. Ya sabemos de qué se trata cuando un político al ser consultado por estas cuestiones, responde con medias verdades, aunque en este caso no es dable condenar su mentira, ya que es ostensible su ambición de ser el próximo gobernador de Catamarca, y sin analizar si tiene o no méritos para alcanzar la primera magistratura provincial, si tiene derecho a intentarlo, al fin y al cabo es Saadi y como todo Saadi, su ambición por el poder es indisimulable.

Los medios consultaron al intendente sobre las distintas visiones dentro del oficialismo respecto a las elecciones Primarias y Gustavo Saadi recordó que ya había expresado su opinión por el tema. Sin perjuicio de ello, remarcó que “es una cuestión que, en definitiva, se tiene que definir en la Legislatura”, poder del Estado donde “no sé si hay un proyecto que pueda acortar los plazos o se las elimine”. “La verdad lo desconozco”, enfatizó sobre la existencia de alguna iniciativa. “Pero siempre lo dije, para mí es un proceso que democratiza los partidos políticos”.

Con respecto a las elecciones PASO, su posición denota una marcada contradicción con su ex amigo Raúl Jalil, porque en política sé es amigo hasta que llega la rivalidad y es precisamente lo que está sucediendo ahora. Como lo dijimos en otro editorial, Jalil quiere ahorrarse el gasto de las PASO y de paso aplicar la ley del embudo, porque lo del gasto es una excusa que, ante la evidencia de borrar una herramienta de la democracia, sólo queda el triunfo de quien tiene la chequera, sin importar quién tiene la razón y quien viola el principio de equidad. De todos modos, será muy difícil que Jalil sea reelecto, casi imposible y es esa circunstancia la que envalentona a las huestes de Saadi, que impulsan su imagen en las redes, como si se tratara de un mesías que viene a liberarnos de todos los males que nos aquejan a los catamarqueños.

Sobre este eje, el alcalde subrayó que no le gusta “hablar de supuestos” ante una posible iniciativa que divida las aguas entre quienes están favor y en contra de una suspensión o eliminación en la Legislatura. “Si hay un proyecto presentado, quizás ahí los Diputados y Senadores comenzarán a ver qué alcance tiene el proyecto, pero hoy en día hay una ley provincial”, indicó. A la vez, observó que en la actualidad se habla “de supuestos, algunas opiniones o sugerencias, de uno u de otro, pero hasta que no haya un proyecto, lo mejor es esperar”.

Fue en ese momento cuando se le consultó si los stickers y pegatinas con la leyenda “Gustavo 2023” implica su candidatura a la reelección o si apuntaría a la gobernación. “Yo la verdad que no encargué ningún merchandising, pero lo dije antes, no tengo decidido hoy si me preguntan absolutamente nada”, respondió. En esta línea, remarcó: “Estamos abocados a la gestión, nos van a ver todos los días tratando de estar en los barrios y de solucionar los problemas de la gente. Hoy, personalmente, si alguien me pregunta, no tengo decidido ninguna candidatura”.

Otra vez, verdades a medias o mentiras verdaderas. Nadie puede hacerse el distraído con semejante globo de ensayo por la gobernación, que circula por las redes y que todos sabemos que no es gratis. Al mismo tiempo, sus mensajes por momentos son ambiguos y también ostensibles… como cuando afirma que “más allá de que uno pretenda ser candidato, eso depende de múltiples factores, como por ejemplo de un consenso en la dirigencia del partido político, de un consenso de los partidos que integran el Frente de Todos y también de la consideración de la gente”. “Son muchos factores que hay que tener en cuenta cuando uno decide ser candidato”, sintetizó el Intendente.

“Si me preguntan hoy cuándo van a hacer las elecciones, si en marzo u octubre, no tengo idea”, dijo sobre las fechas e insistió: “Si va a haber Paso o no, hoy la provincia tiene una ley y no conozco que se haya presentado algún proyecto para suspenderla, así que desconozco”. Sabe más de lo que expresa. ¿Alguna duda? Ninguna y muchas, en especial las que provienen del lado de las encuestas, que sólo favorecen al que la paga y después llegan las sorpresas.