Opinión

Catamarca sumida entre la pobreza y la fiebre del litio

Editorial

Datos estadisticos

Se sabe que en Catamarca es muy difícil recabar información fidedigna sobre estadísticas relacionadas con los temas más trascendentes e importantes de la economía y de la sociedad. Así en ciertos ámbitos se discute y se opina sobre los resultados o no de los indices educativos, de la performance o deserción escolar a nivel primario y secundario, sin tener certeza acerca de si los índices y datos son veraces. La realidad es que la escasa o nula información a la que se accede, de los guarismos de provincia, proviene del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC), es decir de Nación y no de los organismos provinciales, instituciones que naturalmente deberían informar al periodismo y a los profesionales de las ciencias sociales y exactas.

Respecto a esos datos estadísticos, tan necesarios para analizar distintas situaciones, al no ser de fácil acceso, conllevan a opinar acerca del devenir de los hechos, desde otra perspectiva, que se ubica en la observancia atenta de los fenómenos sociales. Para colmo de males, Catamarca es un provincia donde sus autoridades practican la desinformación como método, pues saben perfectamente como transmitir verdades a medias, para lo cual cuentan con una Secretaria de Prensa, propio de gobiernos que no suscriben la libertad de opinión, porque la información que propalan es siempre de carácter político. Significa que la mayoría de las veces informan algo distinto de lo que realmente pasa. Y de esto tenemos sobrados ejemplos, el categórico y contundente episodio ocurrió hace unos años en Antofagasta de la Sierra cuando la ex gobernadora Lucía Corpacci inauguró una planta de paneles solares que no funcionaba, ni el día de la inauguración ni después. No obstante su discurso está plagando de falsedades e inexactitudes, con una arenga a los presentes sobre las bondades que esa obra pública tendría para la comunidad. Información falsa o desinformación, que fue ampliamente divulgada en los grandes medios escritos de la provincia y en las redes sociales.

Niveles de pobreza en Catamarca

En consecuencia, nuestra opinión de hoy está relacionada directamente con  la pobreza estructural que está creciendo en Catamarca a niveles escandalosos y ante la falta de información, aclaramos que lo hacemos en base a las noticias que se fueron sucediendo a lo largo de esta semana vinculadas a esa cuestión. En Catamarca la pobreza alcanzó a 92 mil personas solo en el primer semestre del 2022. Y cuando hablamos de pobreza es necesario que al mismo tiempo no detengamos en la fiebre comercial que en un reducido sector de la economía esta provocando la extracción del litio. Es decir que a diferencia de otros estados provinciales o la vecina Chile, donde el cobre constituye uno de los principales factores de ingresos del PBI, en Catamarca la extracción desordenada del litio, del oro y del cobre, lejo de generar una estado de bienestar, genera un provincia extremadamente pobre.

Es eso lo que se ve, no lo que se informa. Se observa una descomunal proliferación de pequeñas y grandes empresas, que se hacen proveedores de las grande empresas mineras. Todos duplican sus ingresos con el cambio de paradigma de la industria automotriz. Sin embargo, los desastres ambientales aumentan al mismo ritmo que la extracción del litio, que el patrimonio de los políticos y de la empresas proveedoras. Algo está funcionando mal en Catamarca, donde a simple vista se puede observar que la provincia tiene grandes yacimientos de minerales (mucha riqueza) y en forma simultánea (mucha pobreza).

Veamos los datos concretos: el INDEC publicó el último informe de incidencia de la pobreza y la indigencia en el país y, arrojó que durante el primer semestre de este año Catamarca registró un 40,3% de las personas bajo la línea de pobreza: es el segundo número más alto de los últimos cuatro años y significa un crecimiento del 0,6% en seis meses. A su vez, la indigencia se redujo en tres puntos porcentuales. Lo grave es que todo esto sucedió en forma simultánea con la fiebre del oro blanco, el litio. Mientras unos pocos se enriquecen a costa de la extracción indiscriminada de minerales usando el agua potable de la comunidades, una mayoría de pobladores cae por debajo de la linea de pobreza, es decir que su próximo umbral, quizás sea la indigencia.

Eso no fue todo, hay mucho más para analizar: Según el INDEC también, «el 40,3% de las personas en Catamarca vivieron bajo la línea de pobreza en los primeros seis meses del año y el 7,8% estuvieron bajo la línea de indigencia. Es decir, en el primer semestre la pobreza alcanzó a 91.789 personas, de las cuales 17.867 están incluso por debajo de la línea de indigencia». Es decir que ya podemos afirmar que amplios sectores de la población transitan hacia la indigencia, lo cual constituye un hecho vergonzoso en una provincia que se jacta en todos los foros internacionales de minería, de sus riquezas. Tanto que la máxima autoridad minera del país, es una funcionaria catamarqueña.

Que haya algunos datos alentadores no suaviza la cuestión, que es grave por donde se la mire. Sobre todo si se proyecta y se advierte que los altos índices inflacionarios seguirán existiendo, sin que el gobierno nacional haga algo al respecto. Así, los números de la pobreza se ubicaron en el segundo puesto histórico, detrás del 46% registrado en el primer semestre del año pasado. Es decir, si bien entre el último semestre de 2021 y el primero de este año el crecimiento fue del 0,6%; en la comparación entre los primeros seis meses de cada año hubo una caída del 4,7%.

La fiebre del litio

Raúl Jalil, Lucía Corpacci, Rubén Dusso, Fernanda Ávila, Sabino Vaca Narvaja, propiciaron una acuerdo con una minera china no importa el nombre, un acuerdo de cooperación para industrializar la cadena de valor del litio en la provincia del norte argentino. al mismo tiempo se anunciaba la adquisición por parte de la empresa de la totalidad del proyecto “Laguna Caro” también en territorio catamarqueño. Por otra parte todos sabemos que Livent y sus subsidiarias extraen el litio en Catamarca desde hace 27 años.

También se sabe que ya se encuentra en marcha el Proyecto Tres Quebradas en Fiambalá y que una empresa australiana está próxima a abrir otro yacimiento de litio cerca de Karachi Pampa, también en Antofagasta de la Sierra, más las explotaciones en Antofalla, todas que, directa o indirectamente afectan el normal uso de los recursos  naturales como el agua potable o el agua de riego de las comunidades originarias. A los políticos poco le importa la miseria, la pobreza, y los desastres ambientales, total ellos se llenan la boca y los bolsillos con jugosos contratos, mientras los índices de pobreza siguen escalando a niveles exorbitantes, con el agravante que tampoco le importa proteger el impacto ambiental. No es que estamos acusando a los políticos de corruptos, solo observamos el nivel de vida que llevan, los viajes, que hacen, los autos en los que se trasladan y las propiedades que detentan, por sí o por interpósitas personas.

Mientras se frotan las manos con los nuevos negocios que le depara la fiebre del litio, espantan los datos de la Gran Catamarca en los que estimó una población de 227.895 personas distribuidas en 67.376 hogares: de estos últimos, 21.807 están bajo la línea de pobreza y 4.339 bajo la línea de indigencia.

Para concluir, el informe de INDEC expresa sobre nuestra provincia, que a nivel regional, Catamarca tiene los peores indicadores del NOA. En pobreza, el segundo es Santiago del Estero con 40%; y en indigencia en el segundo lugar están Santiago del Estero y Jujuy, con 6,4%. Es decir, estamos primeros, pero de la peor manera. Todo en un contexto de desinformación periodística, baja calidad institucional y nulo desenvolvimiento republicano.