Opinión

El foro de la UNCA y la libertad en su máxima expresión

Editorial

Rapidamente, algunos medios y buena parte de la opinión pública salieron a calificar el mensaje de la antropóloga Rita Segato durante el desarrollo del Foro en el Aula Magna de la Universidad Nacional de Catamarca con motivo del 50 aniversario de la Casa de Altos Estudios. Y lo hicieron de la peor manera. Sin valorar y más grave aun, sin pensar realmente cúal fue su mensaje y por qué cuestionó desde el pulpito a la misma Universidad. Nada más oportuno que ejercer el derecho a la libertad de expresión en un foro público en una Universidad Nacional.

No obstante, pensar distinto, tener otro enfoque, decir las cosas como son, decir la verdad no significa necesariamente ser «antiminero». Pareciera que les resulta divertido ahondar en las divisiones mediante la utilización de expresiones más cercanas a las diatribas que a un razonamiento objetivo de los hechos y lo más importante, de los dichos de la académica. Es tan inusual lo que sucedió, que la noticia fue más el contexto donde sucedió y frente a quien sucedió, que el mensaje en si mismo, que es harina de otro costal.

Catamarca no tiene un sano ejercicio de la libertad de opinión o expresión. Al contrario, en general se observa que salvo contadas excepciones, los gobiernos de signo peronista, ejercen y han ejercido un ferreo control sobre los medios masivos de comunicación a través de la pauta publicitaria e ir contra el establismenth es casi escandaloso o tambien puede causar hilaridad, especialmente por que la materia minería, es la más controvertida de todas las que existen en la sociedad. Buena parte de la opinión pública festejó el hecho de que se «les escapó la perdiz» y en la propias narices del vicegobernador, sin embargo nosotros sostenemos que se trató de un acto en donde la libertad se ejerció en su máxima expresión.

Fue lo que ocurrió a posteriori del discurso en la Facultad de Humanidades. Para muchos, el discurso de Segato en el Aula Magna ante la presencia del vicegobernador, refiriéndose en duros términos tanto a la política minera del gobierno como a la cobertura -para ella inceptable- de la Universidad Nacional de Catamarca que a través de distintos canales, haya apoyado la minería extrativista, resultó ser una gran sorpresa. Opinar distinto y en presencia de autoridades academicas y constituidas, es noticia en Catamarca, ¿Por qué? La respuesta es sencilla, porque la libertad de expresión en la provincia está siempre condicionada por la pauta oficial.  Y sabemos que las libertades individuales para ser plenas, no pueden tener ningún tipo de condicionamiento.

No solo fue noticia de los principales medios periodísticos, también fue tendencia en las redes sociales de toda la provincia. El contenido del discurso es otro tema que trataremos aparte. Aquí hacemos hincapie que la noticia fue el libre ejercicio de la libertad de expresión, algo que los catamarqueños, de a poco vamos recuperando, a pesar de que algunos extraviados insisten con calificaciones inapropiadas, cuando afirmaron que el foro de Humanidades se convirtio en un foro antiminero. Por eso es oportuno aplaudir a la académica que ejerció su derecho en libertad y recordar como éste derecho está consagrado a nivel mundial:

«La libertad de expresión es un derecho fundamental reconocido en la Declaración Americana sobre los Derechos y Deberes del Hombre y la Convención Americana sobre Derechos Humanos, la Declaración Universal de Derechos Humanos, la Resolución 59 (I) de la Asamblea General de las Naciones Unidas, la Resolución 104 adoptada por la Conferencia General de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, La Ciencia y la Cultura (UNESCO), el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, así como en otros instrumentos internacionales y constituciones nacionales».