Economía

La inflación de abril fue de 6% y la interanual trepó a 58%

Desde enero de este año la suba de precios acumulada es de 23,1%. Alimentos y bebidas tuvieron un alza de 5,9% el mes pasado.

La inflación de abril fue de 6% y de esta forma la variación interanual trepó a 58%, quebrando los registros desde la hiperinflación previa a la implementación de la convertibilidad.

El primer cuatrimestre cerró con una suba de precios de 23,1%.

Alimentos y bebidas aumentaron 5,9% durante el mes pasado y suben 62,1% en comparación con el mismo mes del año pasado.

Los resultados difundidos hoy por el INDEC están en línea con las previsiones de los analistas y su magnitud ya había sido anticipada por los principales funcionarios del Poder Ejecutivo.

A su vez ponen en jaque la pauta prevista en el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) que preveía una inflación de entre 38 y 48% para este año.

Cecilia Todesca: «Nunca dijimos que iba a ser fácil combatir la inflación»

«Los argentinos están muy preocupados por la inflación y también cansados de vivir con inflación», enfatizó la secretaria de Relaciones Económicas Internacionales de la Cancillería argentina.

A horas de que se conozca el índice de inflación de abril, la secretaria de Relaciones Económicas Internacionales de la Cancillería argentina, Cecilia Todesca, afirmó que el Gobierno «nunca» dijo que «iba a ser fácil combatir la inflación en la Argentina».

«Los argentinos están muy preocupados por la inflación y también cansados de vivir con inflación. Nunca dijimos que iba a ser fácil combatir la inflación en la Argentina, porque tiene varias explicaciones, algunas vinculadas con el sector productivo», resaltó Todesca.

Durante una entrevista con Noticias Argentinas, la funcionaria consideró que la inflación de marzo, que se ubicó en el 6,7%, es «un número alto todavía», pero aclaró que sin el impacto negativo de la guerra en Ucrania Argentina tendría «una tasa de inflación descendiendo».

A continuación, los principales pasajes de la entrevista con NA:

-¿Cree que son suficientes las medidas aplicadas por el Gobierno para combatir la inflación?

Es una buena pregunta porque seguro que los argentinos están muy preocupados por la inflación y también cansados de vivir con
inflación. Nunca dijimos que iba a ser fácil combatir la inflación en la Argentina, porque tiene varias explicaciones, algunas vinculadas con el sector productivo. Cuando crecemos muy rápidamente importamos mucho y nos quedamos sin dólares. En eso hemos estado trabajando mucho y tenemos muy buenos resultados, pero hemos tenido un crecimiento muy importante en las exportaciones porque estamos creciendo mucho y tratando de sustituir y exportar más.

Al mismo tiempo tenemos esta economía bimonetaria que todos conocemos, donde las transacciones son casi todas en pesos, pero una parte del ahorro transita hacia los dólares. Entonces, eso hace que la macroeconomía argentina sea más difícil ¿Si el Gobierno está haciendo todo lo que puede? Sí, estamos haciendo un montón de cosas y la aceleración que se vio en estos meses tiene que ver con la guerra en Ucrania. Quizás si no hubiésemos tenido ese impacto de stock negativo veríamos una tasa de inflación descendiendo.

-¿Considera que a partir de ahora va a empezar a descender la tasa de inflación?

Sí, en realidad abril entiendo que es un número alto todavía. Es lógico porque la FAO acaba de publicar los datos de cómo crecieron los alimentos en el mundo. Recién ahora hace una pequeña bajada pero desde un nivel muy alto. Los precios no se acomodan de un día para el otro sino que unos van acomodando a otros y por eso tenés una cierta inercia. Es decir que cuando pegás un pico no caes de golpe sino que vas cayendo lentamente. También por eso es tan importante la recuperación de la paz como un objetivo global común. En palabras de (el ministro de Economía Martín) Guzmán sería tranquilizar los precios de los alimentos y la energía.

-¿El papel que vino a jugar el Presidente en la gira está enfocado a abogar por la paz en Ucrania?

Y sí, a mí me parece importante que el Presidente tome posición y nuestro canciller (Santiago Cafiero) también, siempre a favor de la paz y del diálogo. Además enmarcar y tomar nota de los impacto negativos de esta guerra en todo el mundo, los efectos distributivos de ese impacto y que rápidamente hay que generar las instancias para volver de este conflicto y tratar de que el mundo recupere todo lo que perdió en pandemia.