Belén

Secuestran fibra de vicuña que era transportada en vehículo municipal de Villa Vil

Tras un operativo, y para demostrar que existe un mercado informal, demoran a tres personas y secuestran fibra de vicuña en jurisdicción de Laguna Blanca, Departamento de Belén.

Días pasados, en horas de la madrugada, siendo las 02:00, efectivos del Destacamento Policial Laguna Blanca procedieron a controlar una camioneta Toyota Hilux, de color blanco, perteneciente a la Municipalidad de la localidad de Villa Vil, en la que circulaban tres personas de ambos sexo, quienes provenían de el Paraje Aguas Calientes, Departamento Belén.

Al inspeccionar el rodado, el personal interviniente observó que los ocupantes llevaban siete (07) bolsos, que contenían ciento setenta y tres (173) bolsas con fibra de vicuña de unos 500 Gr. cada una aproximadamente, las cuales quedaron en calidad de secuestro.

Por el hecho, los uniformados procedieron a la demora de una mujer de apellido Corregidor (25), y de dos masculinos de apellidos Escalante (18) y Gervan (30), quienes fueron puestos a disposición de la Fiscalía de la Tercera Circunscripción Judicial, desde donde se dispuso que se de inmediata intervención al personal de Gendarmería Nacional, quienes al llegar al lugar se hicieron cargo del procedimiento, y solicitaron directivas al Juzgado Federal de la Provincia.

Para tomar real dimensión del valor de la mercadería secuestrada, en primer lugar es necesario recordar a los lectores que La fibra de vicuña es una de las fibras de origen animal más fina, suave, resistente, cálida y liviana en el mundo. Su diámetro oscila entre 11,6 a 14,2 micras, con un promedio de 12,8 micras; asimismo, la longitud de la fibra tiene una amplitud de 2,8 a 5,27 centímetros, con un promedio de 4,10 centímetros.

Es considerada la lana más cara del mundo. Además es la fibra más fina del mundo, y por lo tanto la más cara, es la de un animal inaccesible. Un kilo de fibra de vicuña puede costar más de US$ 500. Y un chal confeccionado con su hilo, más de US$2.229, lo que lo convierte en una prenda de lujo.

«En la antigüedad, la vicuña vestía al Inca y a la realeza, y hoy viste a los millonarios del mundo», comenta la investigadora. ¿Cómo hacer uso entonces de forma sostenible de la vicuña? Encontrando la manera de quitarles su fibra sin acabar con ellas.

La Policía no informa si el secuestro de la fibra viene de una matanza de animales o de una esquila controlada, razón por la cual es de esperar que la Justicia Federal investigue e informe a la opinión pública el origen de la lana, que dicho sea de paso fue descubierta en un vehículo oficial del Municipio administrado por Ramón Villagra.

El costo de la mercadería secuestrada puede estimarse en la suma de U$S 43.250.