Opinión

El Ecoparque El Jumeal, más caro que Disney

Editorial

Los habitantes de la ciudad capital terminan el año 2021 con un sabor amargo en cuanto al desempeño de las autoridades municipales, muchas cuentas pendientes, en el 2020 la excusa fue la exagerada cuarentena.

Las calles en el casco céntrico y en muchos barrios muy deterioradas, el plan de bacheo es un desastre por la pésima calidad de los trabajos y una mala planificación.

Se están realizando obras en muchas plazas, esa parece ser la prioridad de la administración Saadi, pero poco y nada de inversión en obras de agua, cloacas, desagües pluviales, etc.

También es importante el atraso en los plazos de todas las obras en ejecución.

Un párrafo aparte merece la obra del dique El Jumeal, contratación escandalosa,  rotura del acuerdo entre Provincia y Municipio, y una pésima calidad de ejecución de los trabajos. Así empezó la emblemática obra.

Pero eso no es todo. Las partes interesadas aparecieron con un nuevo convenio. Ahora cambiaron el disquito y dicen que Provincia y municipio «realizarán un trabajo conjunto para potenciar el espacio desde lo turístico, cultural, deportivo, entre otras cosas.
La Municipalidad de la Capital tendrá a su cargo la administración, promoción y mantenimiento del espacio para la implementación de políticas de desarrollo turístico, cultural y recreativo vinculadas al Ecoparque».

Ahora y para disimular la inoperancia nada mejor que recurrir a un pase de magia, a un truco del lenguaje. Ahora el proyecto se denomina ECOPARQUE EL JUMEAL. Juegan con la ecología y el medio ambiente para tapar sus yerros, que son notables. Firman convenios, se sacan fotos, cortan cintas, prometen inversiones millonarias. Es cotillón para la gilada. La realidad está a simple vista. La Obra del Jumeal es una caja eterna para fondear campañas. Ya somos grandes muchachos, pónganse las pilas y terminen con el despilfarro de dinero, ya que si siguen presentando planes para el Ecoparque El Jumeal, terminará siendo más caro que Disney.

Desde el comienzo de la obra hubo problemas de convivencia, tanto que la Municipalidad y la Provincia habían impulsado proyectos distintos sobre la puesta en valor del dique. La obra tenía un plazo de ejecución de un año y la esta realizando la Sucesión de Guido David Mogetta con un presupuesto de 161 millones de pesos mediante una contratación directa. ¿En que quedó éste proyecto? Ahora dicen «Las partes se comprometen a coordinar y colaborar en las respectivas actividades con el objetivo de fomentar la concreción de proyectos turísticos y culturales en el sitio», ¿Qué pasó? ¿se pusieron de acuerdo de repente? ¿o se hicieron socios? En realidad siempre lo fueron.

Esta obra ha dado que hablar también, primero por las profundas diferencias de percepción entre Provincia y Municipio por el control de la obra en sí; segundo por la irregular contratación, tanto por su presupuesto como la modalidad y por ultimo por la pésima calidad de los trabajos que se están realizando. Una confrontación solo aparente. Y es como dice el refrán, no hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo resista, los peronistas son como los gatos, uno cree que están peleando, pero en realidad se están reproduciendo (Perón).

Lo cierto es que siempre se ponen de acuerdo, siempre que haya fondos frescos y esa parece ser la situación que se presenta con el Plan 50 destinos de Nación, es el nuevo salvavidas financiero del remozado proyecto. Apareció el fondeo y se acabaron las diferencias.

Eso sí, de los 161 millones del plan anterior nadie habla más… un misterio. ¿Dónde habrán ido a parar los $ 161.000.000?