Antofagasta

El Intendente Taritolay cede el uso de recursos municipales a las empresas mineras

La foto de portada es más que elocuente e ilustrativa de la penosa situación que viven los pobladores de la Villa y del Departamento. El agua potable es un bien escaso que arbitrariamente la provincia facilita a las empresas mineras.

No sólo esa situación, también el Jefe Comunal, utiliza en forma sistemática los bienes y recursos del Estado provincial y municipal para favorecer a las empresas mineras. En la foto se observa a los dos camiones de transporte de agua y a la ambulancia trabajar sobre la ruya de acceso a la minera Livent donde se procesa el carbonato de litio sin licencia social. Es oportuno recordar a la autoridades municipales y provinciales que el uso de los bienes estatales no puede ser destinado a favorecer a empresas privadas. De manera que cualquier funcionario que incurriera en ese tipo de conductas estaría comprometido en algún tipo de incumplimiento penado por la ley penal.

¿Qué hacen los camiones ahí? Pues bien, acondicionan el camino para que no se levante polvillo. La actividad consiste en regar el camino con el apoyo de la ambulancia para asistir a los choferes de cualquier eventualidad. Vale la pena recordar que el gobierno de Jalil inauguró un reservorio de agua para la población que a posteriori terminó contaminada, debiendo suspender el destino y cambiarlo para riego.

El Acueducto del Rio Los Patos también fue cedido por decreto, en contra de la disposiciones constitucionales, para favorece a la empresas mineras que industrializan el litio. Mientras esto ocurre, la población tiene que padecer todo tipo de postergaciones, tanto vinculadas al agua potable de consumo, como a la falta constante de energía eléctrica, a los altos costos de los servicios públicos y a la ausencia total de conectividad.