Columnistas

La cinta de Moebius: Psicópatas y golpeadores abusadores

Miguel A. Morra (*)

Como toda cinta, a simple vista parece que tiene dos caras pero ésta en realidad tiene solo una, igual que muchas personas, en especial hombres, que son psicópatas, golpeadores y abusadores.

Como podemos probar que tiene un sola cara y algunas otras cualidades?  Hay que conseguir 3 cintas de papel blanco de 50 centímetros de largo por 3 centímetros de ancho, 1 birome y cola para pegar el papel.

Tomamos una de ellas y unimos sus puntas pegándolas con una gota de cola, previo haber dado un medio giro en unos de sus extremos. Nos quedará una cinta similar a la de la imagen. Hacemos lo mismo con las otras dos y vamos a tener tres cintas de Moebius.

Toda mujer que ha convivido con un golpeador abusador, en un inicio cree que tiene dos caras, una bondadosa, coherente y amable y otra mala, prepotente y violenta que depende de las circunstancias; Pero ello no es así, del mismo modo que sucede con estas cintas.

Para probarlo tomamos una de ellas la apoyamos en la mesa con la birome como si iríamos a escribir en el centro de ella. En lugar de mover la birome, con una mano la mantenemos apretada como para escribir sobre la cinta y con la otra vamos tirando de la cinta de tal forma que se genere un línea continua en el medio de la misma y continuamos hasta que aparece la línea que estamos haciendo y se unen.

Cuando analizamos la cinta, recordando que nunca levantamos la birome, está marcada completamente en las aparentes dos caras. O sea tiene una sola. Igual que estas personas.

Las víctimas de estos hombres, en un principio creen que como tienen dos “caras” pueden manejarlos y eliminarles la parte mala que, si suponemos es la mitad de su personalidad, bastaría como ejemplo que tomemos la tijera, hagamos un pequeño corte longitudinal y comencemos cortar por el medio la cinta para deshacernos de la parte mala, pero … ¿Qué ocurre cuando llegamos a unir el corte igual que cuando unimos la línea?:

Quedó una sola cinta, el doble de larga y con la mitad de ancho que la inicial pero ya no es una cinta de Moebius porque tiene dos vueltas o veces hecho el doblez, o sea es más larga y más complicada. Perdimos el esfuerzo y el tiempo y no ganamos nada porque tenemos algo peor.

Pero la víctima sigue pensando en que algo bueno tiene que tener aunque sea una tercera parte y vuelve elegir un tiempo más y a generar un esfuerzo tratando de eliminar las dos terceras partes malas de esa persona.

Para verlo en la cinta tomamos la tercera con la tijera y le hacemos un pequeño corte longitudinal pero un centímetro de uno de los bordes, o sea a un tercio de su ancho, y cortamos siempre a un centímetro del borde hasta que se encuentren los cortes tratando de eliminar las dos terceras partes malas para quedarnos con la buena pero… ¿Qué ocurre cuando llegamos a unir el corte igual que cuando unimos la línea?:

Quedaron dos cintas separadas, pero una dentro de la otra, una es muy pequeña y es una verdadera cinta de Möebius, representa a la víctima, y una es más grande pero con muchas vueltas. , la víctima queda unida, como algo muy pequeño con una vuelta, pero el manipulador golpeador, mucho más grande y con muchas más vueltas. Perdimos el esfuerzo, el tiempo, no ganamos nada porque tenemos algo peor y tal vez nos hayamos convertido en algo malo.

El problema siempre reside en como reconocer a una persona así antes de generar una relación importante.

Estas personas son como los camaleones: cambian de personaje y aspecto según la ocasión lo amerite. Intentar “distinguirlos” por su imagen no es fácil, pero hay ciertas características afectivas e interpersonales que son comunes y permiten diferenciarlos.

Son seductores, dan buena impresión, son buenos oradores, aparentan seguridad, se manejan con arrogancia, se muestran carismáticos, conmovedores y parecen preocuparse por los débiles o alguna causa social armando una ficción para “capturar” al elegido como “víctima” influenciando sus sentimientos.

La manipulación, la mentira y el engaño es su herramienta para persuadir.

Su máximo placer es anular la voluntad del otro para demostrar su superioridad y asemejan sentir amor, pero son insensibles y no tienen remordimientos, aunque no parezca de esa forma. Son egocéntricos, solo valoran a los obsecuentes, son intolerantes, no asumen errores culpando a otros, se les dificulta el autocontrol y están siempre en el límite de la legalidad.

La persona que quiera protegerse de no entrar en una relación tóxica y peligrosa es bueno que tengan en cuenta estos datos y genere un claro RAZONAMIENTO.

———————————-

Antes de enviar este escrito para su publicación lo revisé para encontrar errores y en lugar de ello encontré otra cosa:

Un paralelismo increíble con los políticos Populistas-fascistas-socialistas.

“Estas personas son como los camaleones: cambian de personaje y aspecto según la ocasión lo amerite. Intentar “distinguirlos” por su imagen no es fácil, pero hay ciertas características afectivas e interpersonales que son comunes y permiten diferenciarlos.

Son seductores, dan buena impresión, son buenos oradores, aparentan seguridad, se manejan con arrogancia, se muestran carismáticos, conmovedores y parecen preocuparse por los débiles o alguna causa social armando una ficción para “capturar” al elegido como “víctima” influenciando sus sentimientos.

La manipulación, la mentira y el engaño es su herramienta para persuadir.

Su máximo placer es anular la voluntad del otro para demostrar su superioridad y asemejan sentir amor, pero son insensibles y no tienen remordimientos, aunque no parezca de esa forma.

Son egocéntricos, solo valoran a los obsecuentes, son intolerantes, no asumen errores culpando a otros, se les dificulta el autocontrol y están siempre en el límite de la legalidad.

La persona que quiera protegerse de no entrar en una relación tóxica y peligrosa es bueno que tengan en cuenta estos datos y genere un claro RAZONAMIENTO.”

Ya sabemos que aparentan tener dos caras pero en realidad tienen una sola y si lo acompañamos y queremos cambiarlos recortándoles su parte mala, solo vamos a lograr que sean peores y en el último de los casos quedando atados a ellos transformándonos en personas parecidas y absolutamente dependientes de sus delirios sin posibilidades de decidir con libertad so-pena de ser maltratados e incluso muertos.

Piense en cualquier político populista-fascista-socialista antes y después de las elecciones y en su trabajo público si ha logrado llegar y allí puede verificar todas estas “CUALIDADES”

 

Una buena parte de la población Argentina está inmersa hoy, en una dependencia de dichas características de la gente que está en el poder.

Para verlo…  clik en el link

https://www.instagram.com/tv/CBwNL-wlcmX/?igshid=f0a4ded8yqxs

 

En síntesis, la defensa de la Vida, la Libertad y la Propiedad es el esquema RACIONAL que puede MEJORAR el bienestar de todos.

En una palabra el Liberalismo.

 

 

 

 

 

 

(*) Nacido el 13 de septiembre de 1956, en la ciudad de Rafaela, Prov. de Santa Fe, Argentina. Una ciudad de 30.000 habitantes en ese momento pero con un intenso crecimiento y desarrollo. Escuela Primaria realizada en el Colegio de los Hermanos Maristas. Escuela Secundaria realizada en el Liceo Militar General Belgrano de la ciudad de Santa Fe. Profesión. Contador Público Nacional. Recibido en la Universidad Nacional del Litoral. Santa Fe.