Ciudades

El uso del tapabocas en la escuela y cómo ganarnos un problema a futuro

Por Lic. Noelia Martinez, especialista en educación

Los reclamos por parte de la sociedad civil ante las medidas tomadas como consecuencia de la pandemia por Covid-19 se siguen multiplicando a través de distintos medios masivos de comunicación y redes sociales. En el caso de éstas últimas, diferentes usuarios referentes de Twitter (entre ellos, el periodista Gustavo Noriega) están haciendo visible la necesidad de la no obligatoriedad del tapabocas para los niños en edad escolar.

La baja en las tasas de mortalidad y contagios se vieron reflejados en las nuevas medidas de apertura de actividades comerciales y sociales. Al respecto, días atrás el Gobierno Nacional anunció que a partir del 1º de octubre se levantará la obligatoriedad del uso del tapaboca al aire libre en forma individual o en burbuja y en cuando no haya aglomerado de personas mientras que sí lo seguirá siendo “en lugares cerrados” como aulas, cines teatros, ámbitos laborales, transporte público y eventos masivos.

Teniendo en cuenta este panorama de poca flexibilidad en el ámbito escolar específicamente, es menester recordar que el 30 de septiembre se conmemora el Día internacional del trastorno específico del lenguaje. El TEL es difícil de definir, diagnosticar y tratar. Hace referencia a los niños con problemas en el lenguaje con habilidades cognitivas normales y sin una causa identificable de esa dificultad.

Existen dos tipos de TEL: el expresivo, que afecta sólo la parte expresiva del lenguaje, manteniendo una buena comprensión; y el mixto, en el cual se ve alterado tanto comprensión como expresión. La causa del TEL se desconoce, pero los estudios recientes sugieren que tiene un fuerte vínculo genético. Es probable que los niños con TEL tengan padres y hermanos que también hayan tenido dificultades y retrasos en el habla, comparados con niños sin este trastorno.

Las señales de alerta que podrían ayudar a una detección temprana del TEL son:

-No dice ninguna palabra inteligible a los 2 años además de “mamá” y “papá”

-Tiene un vocabulario limitado, no arma frases.

-Emite enunciados de sólo dos palabras a los 4 años.

-Dice o repite palabras, pero no entiende su significado.

-No habla o habla poco, confundiendo este accionar con “timidez”.

-Tiene poco interés en la conversación.

-Excesivo uso del señalamiento para pedir las cosas.

¿Cómo se trata el trastorno específico del lenguaje? Consiste en estimular la adquisición de vocabulario mediante el diseño de diferentes actividades que ayuden a mejorar las habilidades comunicativas. Dicho esto, además de los consultorios particulares, es absolutamente importante el rol de las instituciones educativas para la tarea de detección temprana y como promotora de estas actividades necesarias para revertir los diagnósticos.

Los gabinetes psicopedagógicos, conjuntamente con los docentes y los equipos de conducción y gestión escolar son fundamentales para realizar esta tarea. Pero visto y considerando las limitaciones que conlleva el uso del tapabocas, sobre todo para la detección temprana, no resultará extraño que en próximos años se vea un aumento de casos de niños con TEL que han perdido tiempo en sus tratamientos y, en definitiva, en su capacidad de comunicación, tan importante en los primeros años de desarrollo y vida social.