Columnistas

Veinte millones

Por Pablo A. Zubiaurre

Al  fin, era cierta la oferta de los trece millones de dosis de Pfizer en diciembre, pero ahora son más: veinte millones. Eso sí, ocho meses después.

Al final eran inaceptables las condiciones de Pfizer, pero no tanto.

Aparentemente, llegarán las vacunas ni rusas ni chinas, y no habrá desprendimientos del territorio nacional; Parece que muchas cosas han cambiado, pero lo que sigue «bajo un manto de neblina» son las razones de una decisión que aunque no pueda cuantificarse, todos sabemos que fue fatal para muchos.

El Presidente dice que ahora «algunas cosas han cambiado», pero lo que no cambia es el misterio: Siguen sin decirnos claramente qué fue lo que cambió. Esta decisión que costó tanto, ¿no precisa de un argumento público incontrastable?

Alguna vez el enorme Legislador que fue Lisandro de la Torre, en el contexto del proceso de investigación de un enorme negociado en la industria de la carne, dijo algo así como que «las cosas que no tienen una explicación clara y lógica, necesariamente tienen una explicación oscura e ilógica.»

Todas estas idas y vueltas me hicieron acordar del viejo Don Lisandro. ¿Por qué será?