Política

Corpacci intenta desplazar a Centurión en Educación e imponer a Isauro Molina

El intento de la ex gobernadora resulta llamativo si se tiene en cuenta que la gestión de la Dra. Andrea Centurión tiene alto grado de aceptación en todos los estamentos de la provincia, incluso ha recibido respaldo explicito del Ministro de Educación de la Nación Nicolás Trotta.

Sin embargo el trascendido, de fuentes inobjetables, fue que quien intenta desplazar a la Ministra de Educación es el propio Gobernador Raúl Jalil que entró en conflicto de lleno con su socio político Luis Barrionuevo, que a su vez  negocia con el primer mandatario dos lugares en la lista de diputados provinciales. En las arduas negociaciones, Lucía Corpacci desplazó a Juan Carlos Rojas «Rojitas» que iba por su relección y mantuvo a Maximiliano Masccheroni, aunque en un lugar expectante, pues fue corrido desde el quinto al noveno puesto y su permanencia es objeto de otras negociaciones en la conformación del gabinete de ministros.

A cambio de estos movimientos, Corpacci quiere, y así se lo exigió a Jalil, colocar en el Ministerio de Educación a Isauro Molina, diputado provincial saliente, del Frente de Todos y del riñón de la ex gobernadora, que finaliza su período legislativo el próximo 10 de diciembre, y que cuenta con pésimos antecedentes curriculares en diversas funciones anteriores, por las cuales pasó sin pena ni gloria.

La sorpresa que se llevaron tanto el gobernador como la ex gobernadora fue que al enterarse el Ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta del posible desplazamiento de la Ministra Andrea Centurión la respaldo por cuanto lleva adelante una excelente gestión, según los propios dichos del ministro del gabinete de Alberto Fernández.  En efecto, el funcionario nacional pondero el conocimiento que tiene Andrea Centurión de todos los planes que se encuentran en marcha, conoce y ejecuta a la perfección el fondeo que llega desde Nación y que un cambio del titularidad en la cartera implicaría volver todo a fojas cero.

Para los desmemoriados, es necesario recordar quien es Isauro Molina, ex diputado nacional por Catamarca marcó el triste record de no presentar ningún proyecto de ley, ningún pedido de declaración y lo más grave fue entrar en el triste record de los diputados que nunca emitieron siquiera una palabra, es decir del famoso grupo de los «los mudos» de la política que son número puesto para levantar la mano, cobrar la dieta y repartir nombramientos. Lamentable. No son precisamente antecedentes para ser Ministro de Educación. No califica para un cargo de tanta trascendencia y para el cual no está preparado.

A este personaje quiere nombrar Ministro de Educación nada mas y nada menos, que para reemplazar a  una funcionaria proactiva, dedicada, proba, aceptada por sus equipos de trabajo, con muy buena recepción del claustro docente y que en estos ochos meses a demostrado ser honesta, mejorando ostensiblemente la gestión de su antecesor Francisco Gordillo, también del corpaccismo que fue un verdaderos desastre.

Es importante destacar que el ministerio de Educación es un puesto clave, al que Gordillo transformó en un antro de corrupción y nepotismo. No debe olvidarse que prácticamente Francisco Gordillo fue obligado a renunciar y que ni siquiera pudo cumplir un año de gestión, pues su forzada renuncia se produjo a mediados de octubre de 2020.

En el toma y daca, método despreciable de la política, ofrecen a Andrea Centurión pasar al Ministerio de Seguridad, y así reemplazar a Gustavo Aguirre que fue «elegido» por el dedo para ser diputado provincial del Frente de Todos y dejará el hueco en el ministerio. Hacen todo mal y lo que esta bien, lo tratan de cambiar para que también éste mal. Juegan con las áreas mas sensibles y meten en oscuras ambiciones la educación de los catamarqueños. Así nos va.