Opinión

Los nuevos proyectos de expansión del Livent están fuera de la ley

Imagen satelital del Salar del Hombre Muerto
Editorial

Litio para hoy, hambre para mañana

El 1° de junio el Diario El Esquiú publicó una nota dando cuenta de las actividades de Livent, el gobierno de Catamarca y las Cámaras Comerciales para presentar un nuevo proyecto de expansión y ampliación del Yacimiento ubicado en el paraje denominado como El Salar del Hombre Muerto en el Departamento de Antofagasta de la Sierra.

Tanto Fernanda Ávila, ministra de Minería de Catamarca como Jeff Lace, Director de Proyecto de Expansión de Livent, con sus omisiones deliberadas no hacen otra cosa que faltar a la verdad. La expansión minera del litio carece de Licencia Social ya que no hubo ningún tipo de Consulta con la Comunidad Atacameña del Altiplano cuyo Representante legal elegido por la Asamblea soberana es el Señor Cacique Román Guitian, quienes poseen intereses legítimos y derechos subjetivos sobre la Cuenca de los Rios.

Transcribimos la petición de Hagamos Eco al Gobernador Jalil  

Estimado Gobernador: Los Patos es el río más importante del Salar del Hombre Muerto, el cual es amenazado por las empresas extranjeras de extracción de litio, que ya han agotado el río Trapiche y secado las vegas, en los 22 años que llevan explotando en el salar. (ya son más de 25)

Nuestra vida y economía regional depende de estos ríos de agua dulce, que son el oasis en la puna catamarqueña. La comunidad originaria Atacameños del Altiplano y la población de Antofagasta DICEN NO A LA EXTRACCIÓN DE AGUA EN EL RÍO LOS PATOS.

«¿Por qué es importante?

Los ecosistemas de la Puna son muy sensibles y su desequilibrio hídrico es de alto riesgo. Luego de vivir las consecuencias de la extracción de agua en el río Trapiche y ver la muerte de nuestras vegas y animales, no vamos a dejar que nos hagan lo mismo con el río Los Patos. Las empresas mineras y el gobierno avanzan con estos proyectos, los cuales no cuentan con audiencias públicas ni con licencia social. Queremos que respeten los Derechos Humanos, y principalmente los Derechos de los Pueblos Originarios que allí habitan, enmarcados en el Convenio 169 de la OIT.»

La empresa Livent es la minera de origen canadiense que produce el litio en Catamarca y ha desarrollado sus actividades extractivas con la venia constante de los sucesivos gobiernos catamarqueños, quienes a la hora de exigir la condiciones de ejecución se han mostrado con una laxitud exasperante. Gobiernos bobos o gobiernos corruptos, una de dos, que no han sabido imponer las condiciones necesarias para concretar la inversión adecuada para que la extracción se ajuste a derecho.

Ajustarse a derecho implica recibir la inversión con los condicionamientos estipulados en diversas leyes de orden publico que regulan la materia, a saber las siguientes: la vinculada a la preservación del agua glacial o periglacial; otra, la que refiere al vertido de efluentes o líquidos peligrosos que afectan cuencas hidrícas no de una provincia sino de la originante y de otras. Por último, las leyes vinculadas a la condición humana de los habitantes preexistentes a nuestra organización jurídica como Nación, expresamente reconocidas por la Constitución Nacional, que protegen a los Pueblos indígenas.

Todas de gran importancia y necesarias para alcanzar la adecuada convivencia social, la paz y dignidad de los pueblos. El derecho bien interpretado no debe ser confrontativo sino pacífico.

Perforar profundamente el Salar del Hombre Muerto para llegar hasta la salmuera (agua saturada de sal), es lo que hasta ahora vienen haciendo desde hace más de dos décadas. Pero con el avance de los automóviles eléctricos, además de todos los soportes tecnológicos ya conocidos, como los celulares y las computadoras, al litio se lo pasó a llamar el oro blanco y por eso existe la fiebre. Ese mineral tan preciado en el siglo XXI es el que alimenta nuestros celulares, computadoras y autos eléctricos, en este caso que será destinado a la poderosa BMW, gigante alemán de producción de autos.

Más dinero, menos agua

Actualmente Livent ya esta construyendo nuevos piletones, es decir que está ampliando su base extractiva en función de los nuevos contratos firmados. Para que el lector comprenda bien de que estamos hablando, el agua salada se bombea a unas enormes piscinas en la superficie y se deja evaporar durante meses, resultando en una solución rica en litio. Luego el agua dulce se usa para producir y extraer carbonato de litio, el polvo blanco que se exporta al extranjero, a las fábricas de baterías, a partir de esta solución. De ahi su denominación de oro blanco.

Para que el lector tome conciencia de la importancia del agua dulce tan escasa en Las Parinas de Antofagasta de la Sierra, donde el régimen promedio anual de precipitaciones está por debajo de los 200 milímetros, el agua periglacial tiene una importancia vital para la vida humana, la flora y la fauna de la región. Los glaciares son uno de los principales patrimonios ambientales de nuestro país, razón por la cual Argentina sancionó en 2010 la ley 26.639 con el objetivo de proteger los glaciares y el ambiente periglacial (áreas con suelos congelados que actúan como reguladores del recurso hídrico).  Para impulsar un auto Tesla Model S eléctrico se necesitan 45 kg de carbonato de litio.

Y para producir una tonelada de carbonato de litio -dependiendo de la instalación- se evapora aproximadamente medio millón de litros de salmuera y se usan 30.000 litros de agua dulce.

Lamentablemente, por la impericia de los sucesivos gobiernos catamarqueños, la minería se plantea en forma confrontativa, ignorando las leyes que son todas de Orden Público. Que la propiedad minera sea de la provincia no significa que pueden hacer lo que se le de la gana con la cuestión minera. Pueden conceder Yacimientos pero siempre cumpliendo la ley y es precisamente lo que no hacen.

La problemática de Antofagasta es similar a las que se plantean entre las comunidades y la industria minera en Salinas Grandes (Jujuy), a dos horas en carro en dirección oeste, hacia la frontera con Chile, queda el salar de Olaroz Cauchari, en donde ya se produce litio.

Sales de Jujuy, un proyecto empresarial conjunto entre la firma australiana Orocobre, la japonesa Toyota y la compañía minera del gobierno provincial de Jujuy- es una de las dos minas en operación en Argentina.

El año pasado, la planta produjo unas 14.000 toneladas de carbonato de litio. Solamente en términos de agua dulce, la fábrica podría haber utilizado el equivalente a más de 150 piscinas olímpicas.

El Convenio 169 Sobre Pueblos Indígenas y Tribales de la OIT  

Como lo dijimos en nuestra anterior nota   «A todo hay que agregarle que desde hace más de un cuarto de siglo, la explotación minera extractiva de LIVENT y los sucesivos gobiernos Catamarqueños han ignorado el procedimiento del Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo, primero. Y segundo, dicho Tratado adquirió el rango constitucional toda vez que la Argentina adhirió al mismo y que los poderes ejecutivos provinciales deben acatarlos por tratarse de leyes federal de Orden Público, aunque la provincia se atribuya la propiedad minera, cuando los espacios mineros son ocupados por pueblos originarios o tribales, como es el caso de Antofagasta de la Sierra, la consulta con las comunidades es obligatoria, no al arbitrio de los gobiernos sino con el procedimiento que indican las leyes.

Es público y notorio que no existe la licencia social para la explotación minera del carbonato de litio porque no se han respetado las normas establecidas en el Convenio 169 ni se han hecho las consultas como la norma lo dispone. En consecuencia, todos los procedimientos que en la actualidad disponen y se ejecutan en el Departamento de Antofagasta son nulos, incluso el decreto del Gobernador Jalil que concedió el uso provisorio del agua dulce de la Cuenca Periglacial del Rio Los Patos, que ya se encuentra en peligro de extinción, tal como sucedió con el Río Trapiche y su Vega, que están secos.

Sin temor a ser reiterativos, es necesario dejar expresa constancia que La Argentina es signataria del Convenio 169 Sobre Pueblos Indígenas y Tribales de la OIT, el cual fue aprobado por el Congreso Nacional por medio de la sanción de la ley 24.071 del año 1992. Su instrumento de ratificación fue depositado en la OIT en julio del año 2000 entrando en vigencia un año después. Resulta ser una despropósito que el Gobernador hable con otros Caciques que carecen de interés legitimo sobre la Cuenca del Rio Los Patos y armen notas con la prensa oficial subvencionada por el gobierno, indicando a la opinión pública que tienen licencia social para la minería extractiva. Es falso.

A tal punto llegó la falta de respeto del gobierno de Raúl Jalil que para callar a los pueblos indígenas, incluyó a un originario según consta en los nombramientos publicado en el Boletín Oficial, Jorge Vidal Calpachay, Cacique de la Ciénaga Redonda, que ingresó en el listado de los empleados que pasaron a planta permanente del Estado provincial.

Al Cacique Román Guitian defensor a ultranza del agua y cuenca del Rio Los Patos lo nombraron en forma inconsulta, y el Señor Román viajó a la Capital, renunció a la designación y ofreció una conferencia de prensa para aclarar su situación desmentir al gobernador y a uno de sus ministros. Esas picardías resultan inaceptables, lo mismo que hacer una reunión con caciques de otras regiones que nada tiene que ver con la extracción minera ni con el derecho del agua. Un disparate por parte de las autoridades.

Por esas razones es que afirmamos que los nuevos proyectos expansión de Livent están fuera de la ley, lo sabe el Gobierno de Catamarca, el gobernador Raúl Jalil, su ministra de Minería, la empresa Livent y a partir de ahora lo saben la Justicia Federal, el Ministerio Público y la Justicia Ordinaria. Y lo más importante es que los saben nuestros lectores.