Opinión

Descontrol y descontento en Antofagasta de la Sierra

Editorial

Así como la ciudad de Andalgalá llegó al hartazgo respecto a las autoridades que se burlan de los legítimos reclamos del pueblo por los recursos naturales que le son propios, el derecho al agua protegido en la Ley de Glaciares, y para colmo de males, ahora tienen que soportar las represalias ajenas a el Estado de Derecho, con presencia del Ejercito Argentino, con persecuciones y cacerías humanas, judicializando una protesta que no es nueva sino que registra más de 20 años reclamando por un derecho humano fundamental, como es el derecho al agua.

Lo mismo sucederá en Antofagasta de la Sierra, donde han ocurrido una serie de episodios alarmantes, el más grave de todos es la apropiación indebida del curso del Rio Los Patos a través de la construcción de un acueducto para desviarlo y utilizar el agua en las actividades mineras relacionadas con la extracción del litio, actividad prohibida y contraria a la Ley Nacional N° 26.639. Allí también existe un fuerte reclamo por el derecho del agua. Sin embargo el gobierno de Jalil avanzó permitiendo las actividades mineras contrarias a las leyes, del mismo modo que lo hizo en Andalgalá, desconociendo incluso un fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación de Marzo de 2016.

En Antofagasta de la Sierra ya secaron el Rio Trapiche y ahora el que está en peligro es el último rio que sirve para el consumo humano y es el que sostiene la flora y la fauna autóctonas. En el video se pueden apreciar las truchas, que obviamente de continuarse la obra y el proyecto de utilización del rio para la extracción del litio, perderá completamente su naturaleza.

 

Otra cuestión y tan grave como las que más adelante detallamos, fue la decisión del COE y del intendente Julio Taritolay de expulsar a los turistas que estaban descanso o directamente conociendo la Villa o las bellezas naturales que posee el Departamento de Antofagasta de la Sierra en el oeste catamarqueño. La decisión arbitraria provocó la antipatía generalizada de los visitantes y la desazón de los operadores turísticos. Las protestas generalizadas fueron por el lucro cesante, que en modo alguno se hace cargo el Estado. Para muchos pobladores, la única fuente de ingresos genuinos la constituye el turismo sin el cual muchos de ellos no pueden subsistir.

En la Villa de Antofagasta de la Sierra existe actualmente una epidemia en medio de la pandemia. En efecto, numerosas personas, en especial los niños y muchas de sus madres tuvieron o tienen diarrea y vómitos, siendo probable que la causa de la epidemia sea el agua contaminada, que según nos han informado, registraba un color verde amarillento, ya se han tomando muestras para su análisis. No obstante existe la sospecha que el volcado de residuos en la punta del rio, cerca del El Salar del Hombre Muerto, tenga conexiones subterráneas o vertientes que conecten un curso de agua con el otro rio y sea ese el motivo de la epidemia de diarreas y vómitos. No existe otra posibilidad. Además del problema gastrointestinal de numerosos residentes, en la Villa actualmente hay más de 100 personas aisladas por contacto estrecho con enfermos de Covid, con lo cual el panorama es desolador, máxime si se tiene en cuenta que la provincia vuelve a Fase 1.

Hace unos días fue entrevistado en el programa «Primer Panorama» que conduce Luis Rodríguez, por Radio Valle Viejo, el ex senador del departamento, por el ex FCyS, el señor Luis Rodríguez, que hizo un detalle pormenorizado de las situaciones de zozobra que están viviendo en la Villa. Allí expresó algunas incongruencias del actual intendente Julio Taritolay, quien ha sido cooptado por el gobierno provincial a cambio de becas para algunos pobladores. Según palabras del ex Senador provincial «Antofagasta será la segunda Andalgalá, hay muchos pueblos dormidos en el interior provincial…» «los someten a semejante pobreza que después terminan haciendo lo que no hay que hacer…». Expresó que el control al turismo se estaba haciendo bien, más allá de esa circunstancia de hacerlo solo a uno de los integrantes del vehículo, lo cierto es que después de la 20 horas sigue habiendo circulación por camino alternos donde no hay ningún tipo de control».

En la entrevista indicó que el municipio se encuentra prácticamente acéfalo, ya que de 30 días que tiene el mes, Taritolay sólo esta 48 horas en la Villa y los 28 días restantes en la Capital atendiendo sus negocios particulares. Asimismo indicó que el municipio testea a un ocupante por auto a razón de $ 1500 por persona testeada, pudiendo los restantes integrante ingresar con el virus sin ser detectados. Del mismo modo, denunció que los amigos del poder y los empleados de las mineras entran, salen y circulan por la provincia sin ningún tipo de control. Dijo que «viven presos, hay que pedir permiso para salir, pedir permiso para entrar, funciona como un patrón de estancia…»

Es evidente que el gobierno provincial está desesperado por obtener recursos de la actividad minera, pues está dispuesto a utilizar los medios que sean necesarios para alcanzar ese fin. Se sabe que existe una merma sustancial de los recursos coparticipables y una manda presidencial de que obtenga el dinero de las regalías mineras. Los hechos de Andalgalá son sumamente sospechosos, incluso existen versiones de fuentes calificadas que los mismos fueron inducidos en una especie de acto de contra inteligencia que permitiera no sólo la entrada de las máquinas a la mina sino la represión ilegal que existe en éste preciso momento con la presencia del Ejercito en la calles de la perla del oeste.

El senador Rodríguez lo dice en la entrevista en -Radio Valle Viejo, Antofagasta va camino a convertirse en un fenómeno similar al de Andalgalá. Desde Santa María llegan noticias de un marcha hacia Andalgalá en apoyo de la Asamblea El Algarrobo, gente pacifica que sólo caminó por las calles como lo hacen siempre y que no participó de ningún hecho violento. Es de esperar que las autoridades provinciales frenen la agresión contra el pueblo, ajena al Estado de Derecho y violatoria de los más elementales principios de la Democracia.