Opinión

Un Martín Guzmán en retirada dejó conceptos sorprendentes en Catamarca

Editorial

El Licenciado en Economía y profesor de la Universidad de Columbia, Martín Guzmán de gira por la provincia de Catamarca, en una especie de despedida del ministerio de economía, siguiendo casi con seguridad los pasos de Marcela Losardo, literalmente expulsada del gobierno nacional, de la peor manera, empezó a preparar su aterrizaje en el llano al recordar algunos conceptos sorprendentes para su particular ortodoxia económica.

En su disertación en la UNCa, a la que también asistió el Gobernador Jalil, habló de bajar el déficit fiscal y que eso no era una idea solo de la derecha sino de él también. Ya que según su opinión, era lo que se debía hacer para empezar a tener un país normal, en donde el crecimiento sea sostenible en el tiempo.

Todos conceptos muy acertados pero que no son del gusto de la jefa de gobierno y dueña del poder, visto los últimos acontecimientos políticos. la ex presidente, Cristina Kirchner presiona para no cerrar el acuerdo con el FMI e ir a un nuevo default, el decimo en la historia Argentina, para alejarnos más del mercado de capitales mundial y para que los inversores huyan despavoridos de nuestro país, al que ya no le cree nadie. hasta los rusos y los chinos han demostrado su desconfianza.

Parece ser que el ministro usa un discurso últimamente (se siente afuera del gobierno) para congraciarse con establishement económico más que con sus jefes. Guzmán en la UNCa no se parecía un ministro del actual gobierno sino a un economista más preocupado en preparar su aterrizaje en los Estados Unidos, donde residía hasta el día que el presidente Alberto Fernández lo designara ministro de Economía, en diciembre del 2019, poco tiempo antes que se declarara la pandemia mundial, que iba a cambiar el rumbo de muchas naciones, especialmente de las emergentes como la Argentina que desperdicio muchos meses especulando con salvatajes que nunca llegaron ni llegarán, pues ya se sabe que el FMI no tendrá ningún tipo de miramientos ni salvatajes para el país.