Fiambalá

Se festeja el 287° Aniversario de la Fundación

La Capital de la Cordillera y del Turismo Aventura está de fiesta. 
Se aprobó con fuerza de ley el proyecto por el cual se instituye el 2 de diciembre de 1733 como fecha de fundación de la ciudad de Fiambalá, localidad del departamento Tinogasta. De acuerdo con estudios históricos, ese día concreta, el capitán Don Diego Carrizo de Frites, la compra de “La Merced de Fiambalá», a la Corona mediante Escritura Real.

El notorio trabajo legislativo de la extinta Fanny Salva, impulsora del proyecto para que se instaure la fecha fundacional a esta ciudad, según Ley Provincial N° 5293 en Noviembre del 2009, permitió que el 2 de Diciembre se establezca como el día de la fundación de esta localidad, lo cual fue fuertemente respaldado por el ex intendente Amado David ‘Coco’ Quintar, acontecimiento que en la actualidad toma más fuerza y relevancia.

Fiambalá, denominada por ley como la “Capital de la Cordillera y del Turismo Aventura” se originó a fines del siglo XVII, fundada oficialmente en 1733 por Don Diego Carrizo de Frites, según marca la historia.
El nombre de Fiambalá proviene del cacán ‘Fiambalao’ que significa: “Casa del viento”.

Con sus más de ocho mil habitantes (Censo 2010), Fiambalá es uno de los lugares con mayor importancia a nivel turístico provincial, nacional e internacional por sus múltiples ofertas que tiene para quienes nos visitan, siendo el principal atractivo el complejo termal.

La producción de uvas, hace que sea la actividad agrícola más importante de toda la región por la alta calidad de este fruto del cual se elaboran vinos finos de exportación, posicionándonos entre los mejores del país.

Dentro de la “Capital de la Cordillera y del Turismo Aventura”, existen interesantes atractivos para visitar, entre ellos la Iglesia del patrono San Pedro, edificio que data de 1770, declarado Monumento Histórico Nacional en el año 1941, La Ruta del Adobe, La Ruta del Vino, La Ruta de la Fe, Museo del Hombre, bodegas artesanales, entro otros tantos que se complementan con los cuantiosos y maravillosos paisajes que nos rodean, los cuales también ayudaron a extender el progreso que hace décadas atrás se viene patentizando en Fiambalá y que la historia así lo marca hoy en día.