Sociedad

¡Por favor, no me avisen más que juega Racing!

Por Marco Onofre (*)

Hacía años que no miraba Racing.

Me imagino a al resto del grupo preparándose una cervecita para ver un partido. Yo, lo que tengo que tener a mano es un desfibrilador.

Racing pisó una vez el área contraria y metió un gol imposible que gritás con lógica como energúmeno. Después el VAR te tiene 4 minutos analizando si te tenés que meter toda esa alegría en el culo porque la posición es dudosa. Los tipos no saben que todo es dudoso si se trata de Racing… menos el sufrimiento.

Porque faltan más de 20’ para que termine el partido, que vas a pasar con todo Racing colgado del travesaño. Y en el tercer minuto del descuento te empatan un partido que si se juega 50 veces más;  nunca lo vas a ir ganando.

Es que, si sobreviviste hasta ahí, no te vas a privar de la tortura de los penales.

PD:  ¡tiembla BOCA!

 

(*) sufrido hincha de Racing