Opinión

«Hay amores que matan», popurrí en la Cámara de Diputados

Por el Dr. Justiniano Leyes y su legendario amigo, el Buchón de Catamarca.

Era el día y la hora señalada, nuestro momento de la semana. Con el semáforo amarillo y cientos de contagios de covid semanales, abrí  la puerta de mi estudio, que a esa hora lucía solitario y silencioso. Los viernes son especiales, aunque a decir verdad todavía no logro acostumbrarme a los límites que nos impone el gobierno en la pandemia. Allí en el vestíbulo estaba mi amigo El Buchón, que entró raudo, como de costumbre  y se sentó. Saludo corto: ¿cómo esta Doc? Bien, muy bien y ansioso. Bien, me respondió mi amigo.

Esta vez, en vez de otear el estudio, sólo miro de reojo el menú del día, al fin y al cabo, parecía pensar que la ecuación de hacer la picada en el estudio se había transformado en algo más sustancioso que encontrarnos en la confitería del Hotel Casino. Los menús que ofrecí desde que se produjo el brusco cambio de rutina, siempre fueron mejores que los del hotel, donde ya se nos había hecho la costumbre de pedir o tomar siempre lo mismo. Mi amigo estaba sonriente, anticipando con su gesto que traía más información que otras veces.

Hoy, el menú, consistía en un vino Bonarda Tinogasteño que produce un amigo y empanadas de Villa Cubas. Todo verdaderamente Premium. Le serví una copa, y antes de la primera empanada, picó unos maníes y el Buchón entró a descargar toda la info que traía: “Doc”, me dijo  ¿Usted vio el pobre Augusto Barros?  la familia pasó hambre, pobrecito y ahora que disfruta las mieles del poder y la impunidad se enoja porque lo pescan infraganti haciendo una pileta con recursos de los habitantes de Valle Viejo para que uno de sus hijos este más fresquito éste verano¡Pobre Barros! con todo lo que sufrió para llegar a dónde está y encima con su función fundamental que realiza como diputado. Y no me quedó más remedio que interrumpir, me la dejó picando… disculpe Buchón, ¿Cuál es esa importante función a la que se refiere? ¿cómo? ¿No sabe Doc? los catamarqueños le pagamos el sueldo para que sea el vocero y defensor de la ex gobernadora, uno de los tantos arietes que dejó para que le cuiden las espaldas. 

Entonces le dije a mi amigo: ahora es el turno de la «familia judicial» junto con los amigos del Ministerio Público tendrán que defender al guardián de Lucía, porque desde el Concejo Deliberante de Valle Viejo prometieron fuego graneado contra Augusto Barros, el arquitecto Soria y la intendenta Susana Zenteno por la causa del piletin y la retroexcavadora del municipio. Y agregué, Barros debe estar arrepentido de no haber comprado una pelopincho jajajajajajajaja! los dos morimos de risa…

Mientras hablaba de Barros y la flamante maquinaria vial de Valle Viejo, mi amigo se clavó dos empanadas de carne y no le daba tregua al Bonarda. Entonces aprovechamos para cambiar de tema y mi amigo me dijo que la frenada de Cecilia Guerrero al Vicario Tapia fue de antología. Y mi amigo agregó: lo que pasa es que el cura tuvo la mala idea de apurar a la Cámara de Diputados para que aprobara con trámite exprés la ley de enseñanza privada, comparándola con otras leyes que salieron en 24 horas y la Guerrero le saltó a la yugular, explicando desde su muro como funciona la Cámara y una frase para el arcón de los recuerdos jejejeje le dijo a Tapia «Sería bueno que calme sus ansiedades» «porque la educación tiene un marco normativo vigente…» se sintió el olor a goma quemada jajajajajaajaj (risas). Se nota que la Guerrero no es de ir mucho a misa, salvo los protocolos marianos, porque también le recordó que desde la Cámara de Diputados no estaban dispuestos a delegar las funciones legislativas en ninguna corporación.

Desde éste humilde reducto jurídico le recomendamos al presbítero… paciencia, recordando que la frase que encendió la mecha fue la que dijo el religioso en una entrevista «Los legisladores cuando quieren son rápidos», por aquí creemos que son siempre rápidos jajajajaja (risas). Lo cierto es que el proyecto que llegó desde el Senado con media sanción sufrirá modificaciones y ya se sabe lo que pasa… el Vicario Tapia no solo tendrá que calmar las ansiedades, sino que además tendrá que prender unos cuantos cirios, porque parece ser que los diputados descubrieron que entre el proyecto de enseñanza privada y el proyecto de los IES hay puntos de contacto y varios legisladores se empezaron a rascar la cabeza (risas).

Así estábamos, medio en serio medio en broma, destilando temas de la política, nos prendimos una cigarros, cuando de pronto nos acordamos de otro de los temas de la semana, la denuncia a la diputada Saseta, y le dije a mi amigo «que por lo que pude averiguar, es muy complicada y hay mucha prueba. Y esto viene a destapar algo muy común y grave que pasa en el poder legislativo, y no desde ahora sino desde hace mucho» y el Buchón me contestó que ese sistema era nacional y generalizado.

Así es Buchón, usted póngase a pensar, la diputada es una chica joven, inexperta, que recién comienza, es evidente que está aprendiendo, y en sus consultas a sus pares, le deben haber aconsejado que realice esa quita a sus empleados, le deben haber dicho: todos lo hacemos. Así que muchos empleados, sin funciones específicas, ñoquis por doquier y ahora descubrimos que los diputados aparte de su dieta y otras «yerbas», también ganan con parte del sueldo de sus empleados, que no son nombrados por sus condiciones, sino por intercambio de favores, el nivel de los diputados es cada vez más bajo, con los asesores pasa lo mismo.

Entonces mi informante, que dicho sea de paso no puede con su genio, me tiró otro dato y me indicó «Doc le quiero contar que la diputada tiene un defensor y asesor oculto, que no es su compañero de bancada del PRO, sino un radical. Es una incógnita y tendré que averiguar qué lo motiva. Su grupo no es muy afín a los diputados del PRO, es por eso que llama la atención»  Ya sé quién es Buchón y los dos preferimos callar jajaja (risas).

Entonces sonriendo le dije a mi amigo que «la diputada tenía algunos otros defensores en la redes, que no sabemos bien cuales son sus verdaderas intenciones … siempre atrás de un interés, suele haber otro oculto, sobre todo cuando la víctima es rubia, joven y bonita jejeeje y el Buchón me ofreció su puño en señal de saludo de pandemia, agradeció la tertulia, las empanadas, ponderó el vino y partió hacia otros destinos vaya uno a saber… y desde la puerta me tiro el título… hay amores que matan… popurrí en la legislatura jajajajaja  y desapareció.