Sociedad

En un hecho sin precedentes, denuncian penalmente a la diputada Natalia Saseta (PRO)

En la denuncia acusan a la legisladora provincial por extorsión y amenazas. La diputada en cuestión pertenece al PRO y al Interbloque de Juntos por el Cambio. El denunciante es un ex empleado del bloque que ante la violencia moral ejercida sobre su persona, según sus dichos, renunció al cargo durante el mes de junio del corriente año.

Efectivamente, Gustavo Gabriel Acosta, «Gabi» para la diputada Saseta entró a trabajar en el Bloque del PRO de la Cámara de Diputados en el mes de diciembre de 2019, más precisamente el día 13, días después que la legisladora jurara para el cargo ante las autoridades de la Cámara. Cabe señalar que Saseta antes había revestido como Presidenta de la Juventud del PRO en Catamarca. El bloque del PRO está integrado además de Saseta por el abogado Enrique Cesarini, actual presidente del PRO-Catamarca.

En la denuncia, a la que tuvo acceso El Pucará, Acosta brinda los pormenores de su situación y expresa que por atrasos administrativos, recién pudo cobrar su primer salario el día de 5 de marzo del 2020, fecha en la cual relata comenzaron a producirse las primeras conductas reprochables de Natalia Saseta. Refiere el denunciante que en el despacho de la legisladora ese mismo dia, con tono intimidatorio, amenazante e indicativo que de los haberes que yo percibía, debía entregarle un monto fijo , a fin de cubrir algunos gastos partidarios, sin otorgar más detalle que aquello.

La actitud de la legisladora fue más que elocuente. Veamos que sucedio después. La diputada quiso saber exactamente cuál era el salario del flamante empleado para lo cual le exigió la exhibición del recibo de haberes. Y lo más grave en ese momento fue que le hizo saber que a partir de ese pago todos los meses debería rendir los aportes exigidos comunicando que su situación laboral era precaria. Que debía cumplir todos los meses a partir de ese momento, y que caso contrario prescindiría de mi servicio, expresando en forma textual si no lo haces Gabi, hay decenas de chicos que quieren estar en tu lugar y que sí lo harían. 

A continuación, el denunciante explica que esa frase se transformó mes a mes, en la favorita de la diputada cada vez que se acercaba la fecha del pago exigido. Allí el denunciante relata un diálogo que tuvo con la diputada cuando le preguntó si el partido nos le daban un monto de dinero determinado, destinado a cumplir otros fines políticos. Como se sabe ese fondo existe y el ex empleado sabía perfectamente que le estaba preguntando y obvio que la diputada también. Veamos la respuesta literal, siempre según los dichos de Acosta, que no deja de sorprender por la crudeza del relato y cuya pruebas parecen a primera vista, verosímiles. Dice el denunciante que la diputada le respondió irónicamente si no tenes ganas de entregar y aportar ese monto, deja tu lugar ya que esas preguntas y actitudes te van a terminar perjudicando.

Llama la atención que la diputada exigió las sumas de dinero y que en una oportunidad el denunciante transfirió los fondos exigidos vía transferencia bancaria y que el aporte al partido era ínfimo, de la suma de $ 750, pero que en los sucesivos pagos, la legisladora le exigió a Acosta que le hiciera los pagos en dinero en efectivo. La situación le generó tal angustia que el 16 de junio elevó una nota a la presidenta de la Cámara de Diputados y renunció al cargo.