Santa María

Un ex magistrado catamarqueño, persiguió y atrapó a un ladrón en pleno Palermo

Se trata del ex camarista Previsional, Luis René Herrero, oriundo de Santa María, quien brindó detalles del hecho en una entrevista de William Mamani en Radio Valle Viejo.

Fue presidente de la Cámara Federal de la Seguridad Social y se retiró de sus funciones a principios de año. Conocido como el “juez de los jubilados”, Herrero declaró: “ayer a eso de las 4 de la tarde en la calle Araóz y Charcas, pleno Palermo, zona muy popular, con mucha gente y muy familiar, un ladrón le había arrebatado un celular costoso a una médica que iba en un ómnibus y presencie ese escándalo e inmediatamente al ver la desesperación de esta médica y al ladrón corriendo, lo perseguí en mi camioneta y a las dos cuadras lo cruce en otra calle, lo pase y después me baje, deje la camioneta en el medio de la calle y en un acto de arrojo y algunos piensan sin demasiada prudencia porque estos delincuentes generalmente están drogados y armados y no actúan solos, yo interrumpí el paso, lo enfrente, el venia cansado porque había corrido 5 cuadras ya que lo venían persiguiendo algunos jóvenes en bicicleta, cuando me ve a mi de frente yo esperaba una reacción violenta de parte de él , como que aceptó, había perdido, lo tome del puño, lo abrace, lo hice sentar en el piso y esperamos a que venga la policía que se demoro como 15 minutos”.

El juez jubilado, con 72 años de edad, explicó que ante el accionar del fiscal y la secretaria, se le dio tratamiento de flagrancia: “es el nuevo procedimiento que se implementó a partir de 2016 con la reforma del código procesal penal, el cual los delincuentes que se aprenden infraganti en el momento de la ejecución del delito, son sometidos con procedimientos rápidos que se le toma declaración, se acumulan las pruebas, el juez dicta sentencia y en 4 días son condenados. Estamos contentos porque se logró aprehender a un delincuente peligroso, a un ladrón, se recuperó el producto robado. Queda uno con una paz espiritual muy grande más allá del riesgo asumido que sin duda fue importante”.

Agregó que el teléfono celular robado a la víctima es un Samsung S-10, con un costo estimativo de  $100.000 y el mismo fue recuperado.

“Soy santamariano, catamarqueño y tengo la energía y cultura luchadora y emprendedora de la región. Nos creemos mejores, que por ahí no lo somos pero es bueno creerlo”, subrayó.