Policiales

El ex cuñado de Facundo denunció presiones de la policía bonaerense para involucrarlo en el caso

Marcelo González, el excuñado de Facundo Astudillo Castro, aseguró hoy que cuatro policías bonaerenses de la localidad de Mayor Buratovich lo presionaron y amenazaron para involucrarlo en la desaparición del joven, aseguró que los primeros días de la búsqueda los vivió como "una pesadilla" y pidió por un rápido esclarecimiento del caso.
En declaraciones al canal de noticias TN, el hombre explicó que está «teniendo problemas de hostigamiento policial» desde mediados de junio, cuando la policía lo fue a buscar a su domicilio «sin ninguna notificación» y lo llevó a la seccional local, donde fue «apretado» para involucrarlo a él y a su hermana -la exnovia de Facundo- en el caso.

De hecho, el fiscal federal Santiago Ulpiano Martínez ordenó que se abra una investigación para que se determine si en ese allanamiento realizado en la casa de este testigo se cometió alguna irregularidad.

«Todo el tiempo amenazantes, me dijeron que tenía que decir que Facundo estaba en Bahía Blanca, que tenía que hablar», relató el hombre, quien aseveró que el jefe de la fuerza de la localidad cercana de Pedro Luro, quien también estaba allí, le dijo que «si no hablaba» le a iba a tener que «pegar unos sopapos y ahí iba a tener que cantar».

«El problema que ellos se generaron lo quieren limpiar con nosotros, involucrar a personas inocentes y librarse del problema. Yo no entiendo todavía cómo en cuarentena, cuando estábamos en fase uno, lo dejaron seguir, con tantos retenes policiales», añadió.

Además, comentó que la segunda vez que declaró frente al fiscal federal Ulpiano Martínez agregó algunos detalles sobre lo que le había sucedido, pero que se sentía «muy asustado» y «no quería hablar por seguridad».

«Con el transcurso del tiempo empecé a tener comunicación con Cristina (Castro, la mamá de Facundo) y su abogado Leandro Aparicio, voy a asesorarme con él para ver qué camino tengo que seguir, pienso hacer una denuncia por lo que estoy viviendo», explicó.

En ese sentido, el hombre aseguró que se acuerda «perfectamente» de los rostros de los cuatro policías a los que apunta y que «puede hacer un reconocimiento». González dijo que está «aterrado», que «tener que vivir una situación así en democracia es lamentable» y adelantó que piensa mudarse «por razones de seguridad».

Además, pidió que el caso de su excuñado «se esclarezca rápido». «La verdad que me da mucha bronca, soy una persona honrada, pobre pero honrada, trabajadora, toda mi vida viví de mi trabajo, nunca tuve problemas con la Justicia, no tengo antecedentes penales, y tener que atravesar esta situación me da terror, me siento desprotegido», manifestó.