Policiales

Por violencia de género ordenan captura del golfista Ángel «Pato» Cabrera

El golfista tiene dos causas abiertas por denuncias de su expareja. Ayer fue allanada su casa y habría viajado al exterior sin autorización de la Justicia.

El fiscal de Violencia Familiar de Córdoba, Cristian Griffi, ordenó hoy la detención internacional del golfista Ángel «Pato» Cabrera por presunta violación de las restricciones impuestas en la causa de violencia de género iniciada por su expareja.

Cabrera, de 50 años, debía presentarse el viernes en el Ministerio Público Fiscal, pero como no lo hizo, la justicia allanó su casa de la localidad de Villa Allende y el personal policial fue informado por el cuidador de que no estaba en el país.

El ganador del US Open 2007 y del Masters de Augusta en 2009 concluyó hoy su participación en el Campeonato Senior de Ohio, Estados Unidos, válido por el circuito del Champions Tour, para mayores de 50 años, en el 76° lugar entre 81 jugadores, con 236 golpes (+26), del torneo que tuvo como ganador al estadounidense Jerry Kelly con 208 (-2).

Para salir del país, el golfista debía solicitar autorización judicial y, presuntamente, tampoco cumplió con ese requisito, informaron a la fuente, referentes autorizados de la justicia provincial. La causa que implica al golfista tuvo su desenlace en diciembre de 2016 cuando, según la instrucción del expediente, su expareja, la policía Cecilia Mana, lo denunció por «maltratos y golpes de puño en la cara».

El abogado Carlos Nayi, representante de Mana, manifestó a la fuente que el fiscal Griffi envió un oficio a Interpol para que se «ubique y capture a Cabrera en el lugar en donde se encuentre y sea trasladado inmediatamente a la Argentina».

El letrado precisó que el golfista cordobés está a punto de enfrentar un proceso de enjuiciamiento, ante la Cámara Segunda del Crimen, en dos causas acumuladas por violencia de género en contra de su representada, una por «lesiones leves calificadas y amenazas», del 2017, y otra por «lesiones leves calificada y hurtos» del 2018.

Asimismo Nayi afirmó que por las distintas maniobras judiciales para «evitar el juicio», el golfista representa un «riesgo procesal» y debe ser detenido. Afirmó también que el acusado «violó varias órdenes de restricciones», que se le había impuesto durante la instrucción de la causa.

El domicilio de Cabrera fue allanada ayer por orden judicial porque no se había presentado en la Justicia, tal como debía hacerlo con frecuencia, razón por el cual el fiscal Griffi emitió los oficios para que sea capturado porque «no podía salir del país sin autorización de la Justicia», aseveró el abogado Nayi.