Opinión

La sociedad está harta de políticos ambivalentes

Nota Editorial

Críticas a Macri

En esta semana que pasó, hubo una polémica iniciada por la diputada nacional Lucía Corpacci, que en plena sesión criticó el federalismo de Macri, que sucedió mientras ella cumplía su segundo mandato como gobernadora. Lo recibió en varias oportunidades y no tuvo la valentía de enfrentarse a las políticas de orden y disciplina fiscal que propugnaba Macri y que a ella tanto le molestaban. Claro, la señora profesa el método clientelista del peronismo que está en la antípodas de las ideas del ex presidente, pero en dichas oportunidades prefirió el silencio. Ahora es tarde señora.

Ni kirchnerismo ni macrismo

No obstante el objetivo de ésta nota editorial no es involucrarnos ni defender a kirchneristas ni a macristas, ni vernáculos ni nacionales, solamente haremos un ejercicio de memoria en donde puntualizaremos hechos y conductas de los protagonistas de esta discusión. Si hacer un llamado de atención a la existencia de los archivos. Los funcionarios políticos tiene la mala costumbre de borrar con el codo lo que escribieron con la mano.

Dicho de otro modo, los dirigentes políticos padecen de fragilidad de memoria y se olvidan con una velocidad asombrosa, lo que dijeron, hicieron y ejecutaron hace apenas dos o tres años. Mientras tanto el pueblo sigue esperando las soluciones que nunca llegan. Deberían ser conscientes que la sociedad está harta de políticos ambivalentes y ni que hablar de los que se cambian la camiseta en pleno partido. Sólo un político mencionado en ésta nota fue lo suficientemente hábil para mantenerse en el mismo equipo … y tuvo su premio. Y el otro es el ex presidente al que sólo nombramos por los avatares.

Durante el gobierno de Macri se terminaron muchas obras iniciadas en el gobierno anterior, que estuvieron paralizadas mucho tiempo. Pero también se iniciaron obras nuevas, en una siguiente nota editorial, nos dedicaremos de lleno a describir los montos que recibió la provincia y el municipio de la capital durante la administración de Cambiemos, los datos preliminares muestran que el municipio capitalino fue muy favorecido.

Los ambivalentes del PRO-Catamarca

También es notable que sólo el ex diputado Molina salga a contestarle a la ex gobernadora; ningún legislador nacional, ni provincial de la coalición opositora salió a defender al ex presidente Macri. Lo más llamativo es el silencio de las autoridades del PRO-CATAMARCA, no se escuchó ni una palabra al respecto de su presidente Enrique Cesarini ni de la diputada Natalia Saseta, que actúan como mellizos siameses.

Deberían haber salido con los tapones de punta contra Lucía Corpacci por cuestionar las políticas de Mauricio Macri.  Sin embargo, de ese lado no vino NADA. Entonces, se confirma que el presidente del PRO tiene doble vida política. En la Junta Nacional del PRO, se muestra con el atuendo que caracteriza a la fuerza del ex presidente, siempre se muestra con su «camisa celeste», se saca la foto de rigor, la sube a las redes y cuando llega a Catamarca, se pone la camisa rayada (foto) y se junta con Lucía Corpacci y Rubén Dusso sin ningún empacho. En la vida privada, esa actitud se denomina «doble vida» y en la vida política, «ambivalencia». Una total falta de ética y de respeto a sus electores. Ahora, en las redes, a estos personajes los llaman «Impresentables».

Rogelio Frigerio, un gran ambivalente

Al respecto deberíamos recordar lo difícil que se hace catalogar al PRO local en su tarea política, nunca se sabe si son opositores u oficialistas, en épocas de la presidencia de Macri y actualmente. una buena calificación es afirmar que se trata de grupito ambiguo. Basta recordar las visitas del el ex ministro del interior Frigerio, que se reunía con las autoridades provinciales y municipales, mientras que los dirigentes locales de Cambiemos tenían que rogar para tener una reunión, sacarse una foto de cortesía en el hotel casino o verlo a las apuradas en algún despacho del aeropuerto.

Ese ninguneo sigue firme en el recuerdo, sobre todo de los dirigentes radicales, que sí tienen buena memoria. Es sabido que a Frigerio nunca le interesó ningún dirigente propio, el favorito de él era Raúl Jalil, al que esperó hasta último momento para que sea candidato de Cambiemos, grosero error de cálculo. En el potrero dicen «se comió el amague» y no le erraban, cuando te comes el amague y sos zaguero, es gol seguro y el tal Rogelio la fue a buscar adentro y de yapa se enredó con los piolines. La diferencia de 27 puntos fue lapidaria.  ¿Se entiende donde estuvo el fracaso de Cambiemos?

Tendremos que acostumbrarnos al silencio del PRO local, sobre todo si hay que contestarle a Corpacci. Solo Molina levanta la voz porque ahora es un «don nadie» que necesita exposición mediática, porque a la hora de los bifes no le tiraron ni un chinchulín. Lógico, cuando era legislador permanecía callado y muchas veces acompañaba al gobierno provincial anterior, por ejemplo cuando acompañó al corpaccismo y votó la ampliación de miembros de la Corte de Justicia. Ambivalente y ahora, don nadie. Eso sí, terrible ñoqui del PRO que cada mes factura más que los médicos del hospital monovalente, como «asesor del bloque».

Corpacci se hizo unitaria y centralista

Del lado de la diputada salieron a defenderla los laderos de siempre con su clásica diatriba. defienden lo indefendible. Los 12 años del gobierno kirchnerista han sido uno de los más centralistas que existieron y donde utilizaban los recursos nacionales discrecionalmente. Se ve que a la señora le gusta el centralismo de Buenos Aires. Paradojas de la política, veamos por qué…

Lo raro de Corpacci, de ahí la paradoja, es que no salió a defender el reparto de los subsidios al transporte, donde Axel Kicillof se llevó el 85 % de la partida y dejó a los gobernadores del interior en «pelotas» y a los gritos. Disculpen el termino, pero ahora se dicen cosas peores y la frase es más que elocuente. Mientras tanto en Catamarca, miles de pasajeros seguían siendo rehenes de los paros de la UTA y por tiempo indeterminado. Se durmió la doctora o es ambivalente, una de dos.

Lamentablemente la discusión política está circunscripta a la legislatura provincial, necesaria, pero no suficiente y más con las situaciones bochornosas vividas en las últimas sesiones donde también se observan muchos diputados ambivalentes.