Mundo

El cambio climático traza de verde a la nieve de la Antártida

Un equipo de científicos ha realizado el primer mapa a gran escala de las algas microscópicas que desde hace décadas pintan de verde la costa de la Península Antártica.

El equipo científico formado por investigadores de la Universidad de Cambridge y del British Antarctic Survey, mediante la combinación de datos de satélite y observaciones efectuadas durante dos veranos en la Antártida, publicaron en la revista Nature Communications hallazgos que muestran la distribución actual de las algas y advirtieron que la vida vegetal seguirá propagándose por el continente helado, a medida que las temperaturas globales se eleven por el cambio climático.

Los resultados del estudio supondrán un «avance significativo en nuestra comprensión de la vida terrestre en la Antártida y de cómo podría cambiar en los próximos años a medida que el clima se caliente», explica Matt Davey, director de la investigación.

“Utilizando la última tecnología de imágenes satelitales y espectrales, combinada con un trabajo de campo simple pero esencial, pudimos producir mapas de floraciones de algas terrestres en la Antártida por primera vez”.

 

La Antártida se reverdecerá aún más por el cambio climático

Las algas de la nieve son un componente clave de la capacidad del continente para capturar el dióxido de carbono de la atmósfera a través de la fotosíntesis. Las floraciones de estas, se encuentran alrededor de la costa antártica, particularmente en las islas a lo largo de la costa oeste de la península antártica. Crecen en áreas ‘más cálidas’, donde las temperaturas promedio, son de un poco más de cero grados centígrados durante el verano austral.

El equipo identificó 1.679 flores separadas de algas que absorberían alrededor de 479 toneladas de dióxido de carbono por año, el equivalente a aproximadamente 875,000 viajes promedio de automóviles de gasolina en el Reino Unido. En esa línea, afirman que la cantidad total de carbono contenida en las algas de nieve antárticas es probable que sea mucho mayor porque el dióxido de carbono también es absorbido por otras algas rojas y anaranjadas, que no se pudieron medir en este estudio.

La península es la parte de la Antártida que experimentó el calentamiento más rápido en la última parte del siglo pasado.

A su vez, descubrieron que la distribución de algas verdes de nieve está fuertemente influenciada por las aves marinas y los mamíferos, cuyo excremento actúa como un fertilizante natural altamente nutritivo para acelerar el crecimiento de algas. Más del 60 % de las flores se encontraron a menos de cinco kilómetros de una colonia de pingüinos y se observó que las algas crecían cerca de los sitios de nidos de otras aves y las áreas donde las focas llegan a tierra.

La costa de la Antártida "se pinta de verde" por el cambio ...