Opinión

El Papá Noel sospechoso

Nota Editorial

Hace unos días llegaron los ATN (aportes del  tesoro nacional) que fueron gestionados por dirigentes de Juntos por el Cambio durante la pasada campaña electoral para los municipios administrados por dirigentes radicales.

El encargado de conseguir dinero fresco fue Fernando “Fena” Corrales Ávila que era el delegado del ministerio del interior en Catamarca y La Rioja ya que respondía por aquel entonces al  ex vice ministro del interior Sebastián García de Luca. Al llegar el dinero durante la etapa previa a Navidad, ha convertido al mencionado dirigente en un Papa Noel inesperado, particular. Veamos por qué.

Hasta último momento los intendentes radicales esperaron el desembolso del dinero, la mayoría dejó el cargo el pasado 9 de diciembre y a escasos días de concluir su mandato llegó el dinero, lo cual fue tomado como una burla. Todos los cañones apuntan a Corrales Ávila. Por un lado están los que consideran que esto pasó porque es un ineficiente y otros, que piensan que el ministerio del interior trabajó para los peronistas, circunstancia ésta que convierte a Corrales Ávila en una especie de Papá Noel raro.

Lo cierto es que la relación entre los candidatos, los jefes de campaña y dirigentes que tenían alguna responsabilidad en la campaña de Juntos para el Cambio no estaba nada bien y ahora con esta noticia los ánimos se han caldeado aún más. Son muchas y variadas las acusaciones cruzadas y de todo tipo.

La dirigencia radical apunta a las actuales autoridades del Pro-Catamarca principalmente a su presidente Enrique Cesarini y a Fernando Corrales Ávila, en adelante «el Papá Noel sospechoso», como responsable de muchas promesas incumplidas, principalmente era la llegada de fondos para la campaña. Este hecho que relatamos es una muestra de ello. ¿La pregunta que se hacen es sí los fondos llegaron y no supimos? ¿O llegaron tarde a propósito?

Muchos creen que con el tiempo se sabrá la verdad. Si hubieron acuerdos espurios y pagos tardíos, a la corta o a la larga todo se visualiza o dicho de otro modo, las mentiras tienen patas cortas, es decir que cuando nuestro personaje vuelque el trineo, sabremos que era él, el Papá Noel sospechoso