Valle Viejo

Jalile apuntó al ministro Dusso como responsable del desastre de la obra cloacal

Explotó de bronca el intendente de Valle Viejo por un nuevo incidente en la obra de cloacas donde ya hubo -según el jefe comunal- al menos 20 incidentes similares. Esta vez fue el turno de un camión que se hundió por falta de compactación donde está asentada la cañería. En su larga lista de imputaciones, puso en la mira al actual ministro de Obras Públicas Rubén Dusso.

El Jefe Comunal de Valle Viejo hizo una larga lista de responsables por las consecuencias desastrosas que acarrea el municipio chacarero que administra desde hace tres años y medio, conviviendo con una obra que trae aparejado innumerables inconvenientes a los vecinos, algunos muy desagradables y otros, peligrosos, por cuanto están en juego la seguridad de las personas y aún más grave, la salud pública de la población.

La obra en cuestión no es otra que la ya famosa cloaca de Valle Viejo, cuya mala práctica constructiva se desarrolló exclusivamente durante la gestión de Natalia Soria al frente del municipio chacarero.

Ante un nuevo siniestro, ésta vez fue el hundimiento de un camión al que no se lo tragó la tierra sino la cloaca, no aguantó más y realizó fuerte declaraciones tanto a los matutinos locales, por caso en El Ancasti hizo referencia a una empresa que hizo la obra sin nombrarla, a la provincia, a Nación, a quienes debían auditar la obra y no lo hicieron. Aunque Jalile debio haber sido más concreto, porque sus referencias hacia los responsables fueron genéricas, razón por la cual, El Pucará viene a cubrir ese bache que dejó el mandatario municipal sin aclarar y que es necesario que la opinión pública conozca la dimensión de los hechos y la verdad, la única, que nos está mostrando la realidad.

Por otra parte, resulta sorprendente que Gustavo Jalile haya acusado a los actuales funcionarios del Ministerio del Interior;  sus borbotones verbales fueron acotados y sólo hizo insinuaciones respecto de quiénes  serían los posibles responsables de la obra mal construida, indicando territorios y dependencias. Del mismo modo que en el ítem anterior, éste medio se ha visto en la obligación de completar las declaraciones que el Jefe comunal omitió, aunque tendrá sus razones para comunicarlo de ese modo.

Es público y notorio que las obras en Catamarca que se hicieron bajo el gobierno kirchnerista tuvieron dos destinos bien definidos y un responsable politico en las licitaciones y contrataciones: ese fue el ministro Dusso. En algunos casos se terminaron, pero mal, como las clocas de Valle Viejo. La obra publica mal hecha y no auditada ni certificada es un claro sintoma de incumplimiento de los deberes de funcionario público. Una obra mal hecha genera más problemas que una obra inconclusa, aunque ambas generan considerables pérdidas económicas  al Estado y serios problemas a la población. En Catamarca existen obras inconclusas que le han causado a la provincia millones de pesos en pérdidas, ya que el dinero salió del estado provincial y las obras están abandonadas, pero esa es otra noticia en etapa de investigación.

La cloaca de Valle Viejo fue hecha por COARCO S.A.. El presidente del Directorio es Patricio Gerbi, fundador de la citada empresa constructora, quien fue procesado oportunamente por el juez federal Claudio Bonadio mediante la misma resolución por la que se dictó el procesamiento de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner y más de 100 personas, en el marco de la causa de “los cuadernos de las coimas”. Además, la Justicia trabó un embargo sobre sus bienes por mil cien millones de pesos.

a Gerbi se le imputan los delitos de asociación ilícita, en calidad de miembro, y cohecho activo, reiterado en quince hechos, once de ellos, en calidad de autor, y cuatro, en calidad de coautor, los cuales concurren realmente entre sí”, tal como lo indica el digital El Marplatense, toda vez que el origen domiciliario de la empresa constructora se encuentra ubicado en Mar de Plata.

Ante el cúmulo de pruebas y evidencias el empresario marplatense optó por la figura del arrepentido, que procesalmente hablando se denomina  “imputado colaborador” y así se convirtió en uno de los muchos empresarios que aceptó Bonadio como “arrepentido”, por lo que permanecerá en libertad, por lo menos, hasta la instancia del juicio oral y público.

Coarco S.A. figura en un listado del «Cartel de la obra Pública del kirchnerismo». Ese listado se encuentra en varias causas de los juzgados federales de Comodoro PY, a saber: Bonadio, Casanello, Ramos y Lijo entre otros. Y lo más notable fue que ese listado lo facilitó a la Justicia nada más y nada menos que Cristóbal López al Juez Casanello.

El listado incluye empresas y cupo en millones de pesos. Fue el caso de La obra cloacal de Valle Viejo. ¿Por qué? Muy sencillo, COARCO S.A. figura en el puesto número 19 sobre 36 empresas constructoras a las que el kirchnerismo le asignó un presupuesto de obra publica en todo el país de $ 500.000.000.- siendo que la Cloaca de Valle Viejo estaba dentro de ese cupo.

En la Oficina Anticorrupción de la Nación existen varios legajos administrativos con pruebas abundantes y contundentes sobre funcionarios no arrepentidos, muchos de ellos provinciales, muchos de ellos ministros, encargados de devolver porcentuales estimados entre un 10 y un 20 % de la obra adjudicada, porque ese era el «modus operandi» impuesto por las «autoridades» del Ministerio de Planificación Federal y por el operador directo, José López, entonces Secretario de Estado de Obras Públicas y brazo ejecutor del ex ministro Julio de Vido, cuyo estatus jurídico en la causa es similar a Patricio Gerbi, aunque mucho mayor su responsabilidad por tratarse de un concurso real.

Es por eso que ni Jalile ni Marcoli ni nadie entiende el sobreseimiento de Rubén Dusso operado en la justicia federal pocos dias antes de su nominación para el cargo de vicegobernador de la provincia, cuando existen sobradas pruebas y evidencias de su responsabilidad e incumplimiento de sus deberes de funcionario público, tanto en el manejo de la licitación pública de ésta obra y en la contratación de la construcción de la cloaca, justamente a la empresa COARCO S.A. involucrada en la causa de los cuadernos de las coimas. En el caso de la obra de Valle Viejo fue el ministro de Obras Publicas quién contrató, previa licitación que él mismo organizó.

En resumen, los fondos eran de Nación, la licitación fue provincial y organizada por Dusso; la contratación de la empresa fue sugerida por las autoridades nacionales y aceptada por las autoridades provinciales. El Contrato de obra fue adjudicado a COARCO S.A. por Rubén Dusso y las demás pruebas surgen de los expedientes de Comodoro Py. Esta todo servido en bandeja para que la justicia actúe.  Sin embargo eso no sucede ¿Por qué?. La justicia federal y el Ministerio público miraron para otro lado. Es una situacion sumamente grave.

Y la gota que colmó el vaso fue que durante el actual gobierno nacional, se hizo un ajuste de obra hacia abajo y se siguieron remitiendo fondos por intermedio del ministro Frigerio a través de Chaín y de Bereciartua,  quienes siguieron enviando remesas a una obra que nunca fue auditada ni controlada por el contratista, ni certificada, como se indicó antes. Irresponsabilidad total y … ¿por qué? Muchas preguntas y pocas respuestas. En una indagatoria se podria haber avanzado.

Jalile tiene razón cuando enumera el listado de actores responsables del desastre que significa la cloaca para los vecinos de Valle Viejo y la justicia federal deberá dar sus explicaciones, lo mismo que el Ministerio Público Fiscal, recordando una corta y actual frase que reza «Sin Justicia, no hay República».