Belén

Grave denuncia de docentes belichos al Ministro de Educación

Un numeroso grupo de docentes del Departamento de Belén han formulado una denuncia sobre graves irregularidades administrativas en las que incurre el Ministerio de Educación de la Provincia.

Muchos de los denunciantes manifiestan que desde hace 9 meses no cobran sus salarios docentes. Sí, como usted lo está leyendo: no cobran. En efecto, con expectativa y emoción, luego de una asamblea hicieron uso de la opción de dictar clases en la Escuela Secundaria N° 18, de la ciudad cabecera departamental.

Muchos de ellos han renunciado a otros empleos o bien a horas de trabajo para conseguir una mayor estabilidad laboral y, así, mejorar la calidad de vida. El Ministerio había dispuesto la asignación de horas de trabajo en diferentes escuelas de la ciudad de Belén, pero también en otras alejadas del radio urbano o ubicadas en el norte de la ciudad, lo que acarrea mayores costos de traslado hasta esos parajes.

Manifiestan haber realizados los «papeles correspondientes» para que cada institución pudiera enviarlos a Recursos Humanos, para que cada profesor tenga asignado un número de expediente y poder hacerle el seguimiento en forma personal.

Promesas incumplidas

Así fue que comenzó el calvario de los docentes denunciantes. De la alegría producida por optar por horas de trabajo y mejorar la calidad de vida a «estar endeudados hasta el cuello, con una gran incertidumbre y mucha mala sangre para saber en concreto cuando percibimos nuestros haberes por nuestro trabajo», expresaron. Realmente. añadieron, «estamos muy afligidos y la estamos pasando muy mal», indican los denunciantes, quienes se comunicaron por correo electrónico con El Pucará, el Nuevo Diario de Catamarca (www.elpucara.com).

Cada mes fue una esperanza para ellos, aunque charlando con otros profesores les dieron respuestas como éstas: «Yo tardé 1 año para que me paguen y todavía sigo esperando que me abonen lo que trabajé sin cobrar, que fueron 2 años», «En Recursos Humanos hay más de 1.000 expedientes para cobrar, tienen que tener paciencia». Otro optaron por ir en persona a reclamar, pero la respuesta fue siempre la misma: «Vuelva la semana que viene», y. así. miles de comentarios que se fueron transformando en realidad.

Lo triste es que muchos docentes ya lo convertimos en algo natural. Es decir que muchos no ven mal tener que esperar para cobrar, lo consideran un ahorro a largo plazo. pero no es así, les deben pagar por lo trabajado, como cualquier empleado, sea estatal o privado. «Mes trabajado, mes cobrado», es lo normal, lo justo, y que cada uno haga lo que quiere hacer con su dinero en libertad.

Viene al caso la fábula de la rana y el agua hervida «Una rana saltó un día a una olla de agua hirviendo. Inmediatamente, saltó para salir y escapar de ella. Su instinto fue salvarse y no aguantó ni un segundo en la olla. Otro día, esa misma olla estaba llena de agua fría. Una rana saltó dentro y nadó tranquila por el agua de la olla. Estaba feliz en esa ‘piscina’ improvisada. Lo que la rana no sabía, es que el agua se iba calentando poco a poco. Así que al poco tiempo, el agua fría se transformó en agua templada. Pero la rana se fue acostumbrando, allí seguía, nadando plácidamente en ella. Sin embargo, poco a poco, el agua subió de temperatura tanto, que llegó a estar tan caliente, que la rana murió de calor. Ella, sin embargo, no se había dado cuenta, ya que el calor aumentaba de forma gradual y se iba acostumbrando a él.»

Agregan en su denuncia: «Nosotros ya asumimos el compromiso de nuestro trabajo, así que hay que cumplir como sea, llegar a nuestros trabajos. Llegar a nuestras escuelas como sea, llevar el material, tener los recursos para las clases, eso siempre hay tenerlo o a fin de año todas las actividades de fin de curso (muestras, actos, medallas, reconocimientos)», «quienes nos hacemos cargo de todo, somos nosotros, los profesores».

¿Cómo el Ministerio de Educación pretende que seamos personas responsables con nuestros trabajos de docentes? Se preguntan. y explican: «Nos descuentan si faltamos, nos hacen hacer cargo de la burocracia administrativa, planificaciones, capacitaciones, muestras y ellos que tanto exigen no cumplen con lo básico que es pagar un sueldo, que la mayoría de la veces lo usamos con la propia institución o con nuestra función».

El mensaje de 72 docentes de Belén

Resulta insólito que después de tantas exigencias gubernamentales, los docentes tengan que esperar meses y hasta años para cobrar sus salarios. ¿Con qué ganas nos levantamos todos los días para ir a trabajar? Más allá de nuestra vocación de maestros, lo justo es el principio consagrado en la Constitución Nacional, es decir señores del Ministerio de Educación, estamos hablando de nuestra garantía que dice «igual remuneración por igual tarea»; tenemos familias, gastos, crianza de hijos, igual que ustedes que se aseguran cada mes el dinero en su cuenta. Nosotros, como cualquier ser humano también debemos pagar nuestras cuentas, servicios públicos, telefonía celular, etc. Tenemos los mismos derechos que cualquier ciudadano del país ¿o no?

Nuestros hijos tienen las mismas necesidades que los hijos del ministro y del cualquier funcionario publico responsable. Alguien tiene que ordenar éste grave desorden.

Por eso es que no piden, sino que exigen a los gremios educativos, al señor Ministro de Educación Daniel Gutiérrez, a la gobernadora de la provincia, Lucia Corpacci, que «nos paguen los salarios por los trabajos realizados».

Los docentes unidos están hartos del manoseo administrativo, de la excusa, de las mentiras. nadie puede vivir sin trabajar y nadie puede trabajar sin cobrar.

¡»Sepan que los docente estamos unidos»! y seguiremos reclamando, finaliza el justo reclamo.